pensa

De qué va todo esto

¿Alguna vez te has parado a valorar una historia? Sí, sí, una historia. Llámalo como quieras; trama, lore, trasfondo, argumento… Vamos, una historia, la base de la narración pura. Seguro que diariamente consumes montones de historias que pasan por tu paladar sin pena ni gloria, estás tan acostumbrado a devorarlas que has perdido la capacidad de identificar aquellas que verdaderamente merecen la pena. Aquí me dedico a reflexionar y analizar historias y todo lo que las conforma: personajes, diálogos, escenas, ambientación, etcétera.

Bueno, esto va de eso. De eso y mucho más, porque no puedes juzgar un libro sin saber escribir decentemente. Sería como catar un vino con la boca llena de cera. Por eso aquí abordo la lengua, la literatura y la escritura creativa como materias imprescindibles para el oficio de escritor, crítico y guionista.

Inteligencia Narrativa es un espacio literario en la red con un objetivo muy claro: ayudar a los escritores a mejorar y enseñarles a exprimir todo su potencial. En esencia, se trata de un proyecto de asesoramiento literario que ofrece orientación a autores tanto noveles como experimentados, desde la búsqueda de una idea para escribir una novela hasta la publicación de la misma, pasando por todas las fases intermedias sobre la creación literaria.

Un pilar esencial de Inteligencia Narrativa es su blog. En él encontrarás material exclusivo y gratuito que te ayudará a mejorar a pasos agigantados. Hallarás desde reflexiones, apuntes, ejercicios, recursos… ¡todo con el fin de convertir a los lectores en escritores profesionales y maestros en el arte de contar historias!

***

Misión

¿Mi objetivo? Quiero compartir contigo trucos, técnicas, herramientas y consejos para hacerte mejorar como escritor. Además, pretendo que con mi ayuda consigas hacerte un hueco como autor/a en el inmenso mercado literario. Quiero compartir contigo toda la información y experiencia recopilada a lo largo de años de empeño y dedicación a la escritura. Poco a poco te darás cuenta de que ser escritor, si realmente es lo que deseas, no es algo tan difícil como la mayoría cree. Pero para conseguirlo necesitas conocer los secretos del oficio, como los métodos que las editoriales usan para descartar obras.

***

Visión

Soy consciente del ingenio y del talento que se desperdicia cada día a causa de la dificultad que entraña darse a conocer como escritor. Y ya no basta solo con ganar cierta fama, hay que saber mantenerse en la cima y la única forma es mejorar cada día. Vivimos en una era donde es muy fácil publicar un libro, con un esfuerzo del bolsillo o una conexión a internet puedes inmortalizar tu obra, pero precisamente ahí está la trampa. Dado que es fácil, es común, y cuanto más común es algo, más difícil es destacar dentro de ese algo. El gusto de la gente se ha vuelto más exigente y cada vez es necesario ir un nivel más allá para conseguir ser leído. Mi visión es clara: quiero ser el trampolín que impulse a los grandes escritores del mañana, esos arquitectos de historias maravillosas que cautivaran a las generaciones venideras con una literatura sobresaliente, novedosa e inmejorable.

***

¿Quién soy yo?

Siempre me ha encantado contar historias, pero nunca me ha gustado contar la mía. No quiero que la gente pierda el tiempo leyendo mi diario, habiendo ahí fuera tantísimas historias infinitamente mejores que contar. Pero bueno, si estás en este apartado, precisamente en esta sección, algún interés tendrás en conocerme mejor. Ya que te has tomado la molestia de llegar aquí, intentaré definirme lo mejor posible.

Me gusta decir que colecciono, critico y creo historias. Son tres actividades que me representan bastante bien, pues es lo que hago la mayor parte de mi vida.

Nací en Granada, una ciudad al sur de España. Allí me crié mis primeros años de vida. No recuerdo casi nada de aquella etapa, salvo algunos momentos borrosos en mi memoria que se niegan a desaparecer. Recuerdo que mi abuelo tenía una vieja máquina de escribir, la mitad de las teclas no le funcionaban y se atascaban cada dos por tres, pero aquel trasto inservible me fascinó. Y es que siendo un enano ya apuntaba maneras de escritor. Empecé a escribir cuentos y fábulas en cuanto aprendí el abecedario y a los once años fui capaz de contar una historia decente. Participé en varios certámenes literarios infantiles y a los catorce años escribí mi “primer libro”. Pongo comillas, porque a día de hoy me da una vergüenza terrible releer ese libro. ¡La de tonterías que llega a tener un niño en la cabeza con catorce años!

He estudiado Diseño Gráfico y la Licenciatura de Filosofía. Esta última con la esperanza de estar un poco más cerca de mi sueño de ser escritor. Aunque al final llegué a una conclusión: no existe una carrera para ser escritor. Es cierto que en una de letras vas a tener una ligera ventaja respecto a otra de ciencias, pero no es nada determinante. Mis conocimientos sobre escritura los adquirí leyendo toneladas de libros sobre guión y narrativa: ‘Mientras escribo‘ de Stephen King, ‘El Camino del artista‘ de Julia Cameron, ‘La cocina de la escritura‘ de Daniel Cassany, ’El gozo de escribir‘ de Natalie Goldberg, ‘El Camino del artista‘ de Julia Cameron, ‘El Guión’ de Robert McKee, ‘El viaje del escritor’ de Joseph Vogler, ‘Cómo NO escribir una novela’ de Howard Mittelmark y Sandra Newman, ‘Marketing para escritores’ de Neus Arqués, y algunos cuantos más. Pero ninguno de estos libros sirve para nada si no escribes todos los días. Y es que la mejor forma de aprender a escribir es escribiendo. Quédate con eso, porque es una verdad como un templo que yo tardé demasiado en aprender.

He vivido en Venezuela, Irlanda, Italia y, en mayor medida, en España. Actualmente voy de un lado a otro, aún sin haber encontrado el país donde asentarme el resto de mis días.

Si te has quedado con ganas de conocerme mejor aquí tienes 50 cosas sobre mí.