Cómo construir un mundo de ficción, por Kate Messner

Kate Messner es una escritora de cuentos infantiles que se ha ganado una intachable reputación en los últimos años con la obtención de una serie de prestigiosos premios literarios. Kate ha cautivado a un público internacional con sus libros, entre los que cabe destacar Capture the Flag, Eye of the Storm, Sugar and Ice y la serie de libros de Marty McGuire, entre otros.

Aunque cautivar con sus libros no es la única virtud de la joven escritora, también destaca por sus útiles consejos para crear mundos solo con palabras, donde aplica su experiencia personal para explicar de un modo claro y sencillo el complejo proceso que conlleva componer una historia y diseñar un universo entero. El siguiente video es un prodigio que todo escritor amante de la fantasía y de la ciencia ficción sabrá apreciar debidamente.

Acudiendo a los consejos dados por Kate Messner, el primer paso es determinar el espacio y el tiempo de nuestra historia. Es decir, dónde se desarrollará, ya sea en un mundo fantástico totalmente nuevo, el mundo que ya conoces, o quizá una mezcla de ambos.

El Tiempo y el Espacio

El tiempo alude al momento histórico presente de nuestra historia. ¿Qué pasó antes? ¿Qué pasará después? Es importante puntualizar qué evolución ha tenido el mundo y qué grandes acontecimientos han tenido lugar para que el mundo sea tal y como lo presentamos en nuestra historia. ¿Qué leyes existen? Tanto leyes impuestas por la naturaleza como las impuestas por la sociedad. A raíz de esto hazte todas aquellas preguntas que necesitas responder para dar forma al detalle a ese nuevo mundo. Una vez tu mundo es una idea sólida y viable, para crear tu historia solo necesitas poner sobre el tablero a los personajes y crear los conflictos que guiarán la historia.

Recuerda que cuando se trata de crear mundos y contar historias, no hay reglas. Tú pones los límites. No permitas que tu imaginación se contamine con ideas preconcebidas de otras historias, en lugar de eso aplica las tuyas propias. Evita pensar en un mundo ya conocido si lo que pretendes es crear algo completamente nuevo. Si tu universo bebe de otro, estás limitando a tu propia imaginación. Por último, recuerda: haz que lo imposible resulte coherente y el mundo más inverosímil dejará de serlo.