Todo héroe tiene una historia

El protagonista es el personaje principal de la historia, quien sostiene la trama y, generalmente, es el centro de atención de la misma. Están mejor caracterizados que el resto de personajes y se da a conocer una mayor cantidad de información sobre él respecto al resto del elenco. El protagonista participa en los eventos más relevantes de la historia y por regla general son sus actos los que hacen que la trama avance.

En una historia puede haber varios protagonistas, en cuyo caso todos son igual de relevantes y todos desencadenan acontecimientos fundamentales en la trama. A menudo, cuando en la historia participan personajes secundarios con mucha frecuencia (como los inseparables amigos del protagonista) es muy común confundir a estos con protagonistas. Es importante que el escritor tenga clara la diferencia entre llevar en su historia a tres protagonistas o a un protagonista y a sus dos amigos. De lo contrario el lector puede terminar confundiéndose y ser incapaz de seguir adecuadamente el argumento central.

little_hero___story_by_patrick_q-d228octComo consejo, si tienes poca experiencia como escritor, es recomendable trabajar únicamente con un protagonista. Y considerar al resto de personajes como personajes secundarios. Salvo en casos excepcionales, como podría ser en una novela río, o una historia donde existen distintas tramas separadas en el tiempo y en el espacio y donde es obligatorio que haya varios protagonistas, por lo demás es más cómodo dejar que haya un único protagonista.

¿Un Mundo a Medida?

Uno de los mayores fallos que puede cometer un escritor es convertir a su protagonista en el ombligo del universo en el que vive. Es un error muy común y generalmente ocasionado por la falta de planificación o por un exceso de aprecio hacia ese personaje. Un paso siempre previo a la labor de crear los personajes de tu historia es crear el mundo donde vivirán. Recuerda que NO es el mundo el que se adapta a los personajes, sino que son los personajes quienes se adaptan al mundo. Ten esto muy presente antes de empezar a crear personajes. Aunque tu idea inicial haya sido en torno al héroe y aparentemente no importe el mundo en el que viva, y lo único relevante sea lo que le ocurre o lo que hace, aún así debes empezar por el mundo.

Un personaje no puede definirse si no tiene un entorno que lo defina. No puedes decir que tu personaje es un ferviente creyente y temeroso de Dios, si ni siquiera sabes si existe la religión en tu mundo. Tampoco puedes adjudicarle una profesión, sin antes haberte parado a pensar si lo vas a ubicar en un mundo donde existe esa profesión y no es incompatible con otros aspectos del mundo. Si no lo planificas como es debido, tu historia terminará generando múltiples incongruencias y sinsentidos. Y lo peor de todo es que el lector lo notará. Se percatará de que tu personaje es el ombligo del cosmos y que el universo ha sido creado a partir de él. Créeme, se nota, y mucho.

Ningún personaje realista tiene un mundo hecho a su medida. El mundo real es un lugar donde nadie puede elegir dónde ni cómo nacer. La vida está llena de obstáculos impuestos por la propia existencia que muy a menudo nos superan. Un personaje que se precie debe toparse y enfrentarse a este tipo de obstáculos en algún momento de su vida. Por ello debe vivir en un mundo donde haya encontrado dificultades, aunque sean simples trivialidades cotidianas. La magnitud de estas dificultades ya es cosa del autor. Pero ten cuidado, si te pasas de benévolo podrías estar dando vida a un Gary Stu.