Doy la bienvenida a mi blog a Ana Vico, psicóloga y coach, creadora de BeFullness.com

Su pasión es ayudar a las personas a que consigan sus sueños y puedan vivir plenamente, trabajando la inteligencia emocional de una manera clara y asequible. Elabora técnicas propias para mejorar la gestión emocional y que utilices las emociones a tu favor.

Viene a hablarte de cómo escribir un libro con Coaching. No te adelanto más. Te dejo con ella.

***

Cómo escribir un libro con Coaching

Álex me ha dejado un hueco en su blog para poder hablar contigo sobre cómo escribir un libro con Coaching. Quédate conmigo y empápate de cómo el Coaching puede ayudarte, como herramienta potenciadora, en la consecución de tus objetivos como escritor.

Hace unos días que empezó el Otoño. Y claro, es el momento ideal en el que nos da por pensar en cómo pasa el tiempo, que parece ayer cuando nos estábamos tomando las uvas dando la bienvenida al nuevo año… Sin embargo, no estoy aquí para ponerme nostálgica sino para poner los puntos sobre las íes.

Déjame preguntarte: ¿qué has hecho en todos estos meses? ¿Cuánto has avanzado en los propósitos que te marcaste el día 1 de Enero?

Sé sincero.

Probablemente poco, o en los mejores casos sientes que has avanzado mucho menos de lo que querías.

Está bien, para eso estoy yo aquí. Siéntate conmigo unos minutos que vamos a hablar cara a cara, de tú a tú, sin tapujos ni excusas. Entre los dos vamos a alumbrar con la linterna del Coaching sobre tu labor como escritor.

***

Hagamos Coaching para escritores

El Coaching aplicado a la escritura te puede ayudar a focalizarte, a darte cuenta de tus fortalezas y debilidades como escritor, a definir tus metas claramente y a poner en marcha una serie de acciones específicas que te lleven a la realización de tus sueños.

Aunque este título es demasiado ambicioso, quiero dar unas pinceladas de cómo te ayudaría un proceso de Coaching en tu labor como escritor.

Quiero que definas conmigo los pasos que sigo en todo proceso de Coaching y que son necesarios para que tus objetivos estén tan machacados que sólo tengas que coger el bolígrafo y ponerte a escribir.

He escrito una serie de post en mi blog en los que te explico los pasos que se usan en un proceso de Coaching. Estos pasos te ayudarán a hacer realidad tu objetivo de escribir un libro. Te los detallo un poco más.

#1 Necesitas definir tu objetivo.

Pero no te sirve sólo con decir «mi objetivo es escribir un libro». Necesitas especificarlo al máximo. Para eso, el Coaching usa el método SMARTER.

S –

En concreto, ¿cuál es tu objetivo? Especifícalo al máximo, para que un niño de 5 años lo pueda entender. Un buen ejemplo sería «Quiero escribir una novela fantástica ambientada en un mundo inventado por mí». Aún así no es lo suficientemente específico. Deberías seguir indagando en tu objetivo y preguntarte en qué cambia tu mundo inventado por ti del mundo real.

M –

Establece un sistema de avance, un sistema de medida que te sirva para conocer el estado de tu libro. Puedes usar un sistema de porcentajes para ver cuánto llevas terminado, puedes apoyarte en un mentor o servicio de asesoramiento que te lleve el seguimiento o bien acordar con alguien de confianza que vas a darle cada capítulo en cuanto lo termines. Este paso sirve para saber si estás avanzando o no en tu objetivo final: escribir un libro.

A –

Piensa si tu meta, «escribir una novela fantástica ambientada en un mundo inventado por mí» es demasiado inalcanzable. Haz un pequeño estudio e infórmate de qué otros escritores han creado novelas fantásticas y han tenido que inventarse un mundo. Intenta encontrar en la literatura existente algún libro que se asemeje al tuyo. En cuanto lo tengas pregúntate cómo hizo el autor para llevarlo a cabo. ¿Cuánto tiempo le llevó crear esa novela? ¿Qué tuvo que estudiar o de qué materias tuvo que documentarse?

R –

Este objetivo que te has marcado tiene que suponer un esfuerzo para ti, salir de tu zona de confort, llevar a cabo tareas en tu día a día que no has estado haciendo hasta ahora (porque hasta ahora no has tenido los resultados que esperabas). Sin embargo, tienen que ser tareas que te motiven ya que si no tu pereza te vencerá y seguirás como estás hasta ahora: con tu libro aparcado en el cementerio de ideas.

T –

Ya sabes lo que quieres, ahora tienes que medirlo en el tiempo. Es decir, ¿cuándo quieres tenerlo terminado? Para que puedas terminarlo en esa fecha marcada, ¿qué tiempo necesitas para escribir el esquema general de lo que va a tratar tu novela? ¿Cuánto tiempo necesitas para definir ese mundo fantástico inventado por ti? ¿Cuántos meses le vas a dedicar a escribir cada capítulo? La fecha final con tu obra terminada dependerá de las submetas que te impongas. Sé consciente de ello y no seas tan duro contigo mismo.

E –

Piensa en las posibles consecuencias que tendrá el que tú seas escritor y también en las consecuencias que tendrá el proceso de crearlo. Es posible que por escribir ya no tengas tiempo de practicar deporte, de salir de fiesta con tus amigos, de jugar con tus hijos o familia, de disfrutar de tus hobbies, o incluso que te quites horas de sueño. Todo esto lo tienes que valorar, porque es el precio que tienes que pagar por tus sueños.

R –

Y finalmente deberías preguntarte cuál es la mayor recompensa de escribir tu libro, de cumplir tu sueño. ¿Qué vas a ganar? ¿Qué beneficios tiene para ti? Puede ser reputación, bienestar, cumplir un objetivo vital… Sea lo que sea, es necesario que lo que obtengas de cumplir tu sueño sea tan bueno y tan atractivo que merezca la pena todo el viaje que tendrás que hacer.

¿Tienes claro cuál es tu mayor beneficio de escribir el libro que tienes en mente?

#2 Conoce tu situación actual

Este paso es fundamental, ya que es el momento de evaluar qué fortalezas tienes como escritor y qué fortalezas tienes como persona que podrás utilizar para hacer realidad tu objetivo.

Detecta qué puntos fuertes tienes: eres creativo, lees mucho, escribes genial, te expresas a la perfección, tienes una fuerza de voluntad enorme, eres constante y responsable…

Y también necesitas saber cuáles son tus debilidades, tus puntos débiles, aquello en lo que flaqueas y en lo que pierdes fuelle. Puede ser que veas tu sueño tan lejano que pierdas la motivación, que no tengas tiempo, que no tengas dinero, que cometas fallos ortográficos garrafales, falta de autoestima, que no encuentres la inspiración, o que pienses que no eres digno de escribir un libro y que nadie te leerá.

Muchos de esos puntos débiles se solucionan aumentando tus recursos (ya sea con formación específica, con asesoramiento, etc). Sin embargo, la mayoría son creencias limitantes que guían tu vida y te boicotean para que no cumplas tus sueños.

Esto es lo más peligroso: la falta de autoestima y las creencias que te arrastran a no luchar por tus sueños. Créeme, las creencias limitantes se pueden cambiar y sustituir por creencias como «Cualquiera puede escribir» o como «Tengo historias muy originales que al mundo le encantaría escuchar».

¿Qué pensamientos crees que te ayudan más en tu objetivo de escribir un libro? Vigila tus pensamientos porque son los responsables de que actúes como actúas.

#3 Define posibles caminos a seguir

Si te has concedido el tiempo suficiente para establecer un objetivo consecuente contigo mismo, has fortalecido tus talentos y virtudes y has trabajado o eliminado tus puntos débiles, estás en condiciones de crear una lista de opciones que te servirán para alcanzar tu objetivo final.

¿Qué puedes hacer hoy para estar más cerca de tu sueño de escribir un libro?
¿Qué puedes hacer durante este mes para avanzar en tu meta final?

Estas son preguntas que contribuyen a que hagas un brainstorming de ideas para desarrollar acciones encaminadas a tus sueños. Da rienda suelta a tu imaginación y establece 30 cosas que podrías hacer y que te acercaran a escribir tu libro tan ansiado. Da igual que sean buenas o malas ideas, locuras o realidades duras, que sean fáciles o difíciles de cumplir… Tú dale caña a tu cabeza y crea 30 posibles acciones encaminadas a crear tu libro.

Ahora le damos forma.

#4 Diseña un plan de acción infalible

Y este es el momento de establecer un plan de acción, un calendario de tareas y un compromiso contigo mismo que te lleve a alcanzar tu sueño.

Recojo de nuevo el inicio de este artículo, en el que hablaba del paso del tiempo. Seguro que llevas queriendo escribir un libro durante muchos meses o quizás años. Es una idea que ronda una y otra vez por tu cabeza pero no logras darle la forma definitiva. Ahora dime…

***

«¿Qué has hecho diferente este año?»

***

Hay muchas personas que se levantan, gastan sus 24 horas en lo que toque ese día, y se acuestan. Y al día siguiente más de lo mismo. ¿Resultado? Dentro de un año estarás exactamente igual que hoy… pero 365 días más viejo.

Y tu libro seguirá sin materializarse.

Tú puedes cambiar eso, puedes hacer realidad tus sueños. El Coaching te puede ayudar en ese proceso.

Está claro que si quieres algo distinto a lo que tienes ahora, tendrás que hacer cosas distintas a las que haces ahora. ¿Qué estás haciendo distinto? ¿Qué puedes empezar a hacer diariamente que te sirva para escribir tu libro?

Elige de entre las 30 posibles opciones del paso anterior cuáles te ayudarán más o cuáles podrás empezar a hacer hoy. Y poco a poco, mes tras mes, evalúa de nuevo tu objetivo y vuelve a repasar tu plan de acción. ¿Qué cambiarías? ¿Qué añadirías?

***

Conocerte es el primer paso para mejorarte

Déjame decirte que cualquiera puede escribir un libro. Sí, así es. Sin embargo muy pocos pueden llegar a destacar como escritores. Entonces ¿dónde está la diferencia?

Tú tienes dentro de ti lo necesario para ser un gran escritor, simplemente necesitas potenciar tus talentos y trabajar tus debilidades. Mejorar como escritor es asignatura obligatoria. Todos debemos mejorarnos a nosotros mismos en nuestras profesiones (seas profesor, piloto, coach, escritor, conferenciante…). Superarte a ti mismo es el verdadero reto, y créeme que muchas veces no es fácil.

Y en este sentido el Coaching te ayudará arrojando luz sobre tus talentos y virtudes. Créeme, tienes más fortalezas de las que crees y todas y cada una de ellas te servirán en tu proceso creativo.

***

Saca tu escritor interior

Te invito a que te hagas estas preguntas para sacar tu verdadero potencial. No quiero que escribas un libro y ya está, quiero que escribas el mejor libro que puedas en el momento en el que estás y sabiendo lo que sabes.

Preguntas creativas que deberías hacerte:

***

«¿Qué me diferencia del resto de escritores?»

«¿Qué tienen de originales mis ideas?»

 

Las respuestas que saques te ayudarán a replantearte tu rol de escritor en el mundo y quizá te den una perspectiva distinta de cómo plantear tus libros para hacerlos inmortales.

Como ves, nada está escrito.  No dejes que nadie te diga que no vales como escritor. No permitas que tus ideas mueran en el cementerio de las ideas.

Tú mismo escribes tu vida y tu destino. Mejórate a ti mismo como escritor para poder desarrollar fielmente tus ideas de la mejor manera posible. Y pasa a la historia.

Más sobre Ana Vico en su blog.

Ana Vicohttp://befullness.com
Psicóloga y Coach experta en emociones. Aprende de tus emociones y enfócalas para conseguir tus objetivos. Mejora tu Inteligencia Emocional con mis técnicas take-away, porque ser feliz sólo depende de ti.

Similar Articles

Comments

  1. Hola, Álex y Ana!

    Jo, qué lujazo de artículo. Me va a venir de perlas, porque, lo confieso… uno de mis objetivos eteeeeeeernamente aplazados es el de escribir una novela.
    Siempre me ha apasionado leer y escribir, y de pequeña escribía muchísimo, pero con los años he ido reduciendo mi volumen de palabras escritas y me limito a mis artículos y a mi diario personal.
    Hace poco empecé una novela y creé todo un proyecto para otra, y ¿sabéis dónde están? En el armario, guardaditas, para que no las vea nadie! 😉
    Leyéndote, Ana, creo que mi principal debilidad es precisamente la de creer que las cosas que tengo que contar no van a interesar a nadie. Es un pensamiento que tengo desde hace mucho tiempo. Recuerdo que de pequeña escribía y ya está, sin preocuparme de lo que pensaría la gente, de si era bueno o malo. Pero la exigencia llegó a mi vida y aún no he acabado de desterrarla del todo.
    De alguna manera, sé que algún día escribiré una novela. El cuándo… quizás me lo tenga que plantear desde ahora. Desde luego, tu artículo es una buena manera de empezar.
    Abrazos a los dos y gracias por este texto!

    • ¡Hola Irene! Es un lujazo tenerte por aquí.

      Muchas gracias por tu comentario, es muy común esa situación que planteas. A veces parece que, si lo que escribimos no es digno del Premio Nobel de Literatura, no merece la pena ser escrito. Vaya tontería, ¿no crees?

      Si tienes esa espinita de escritora clavada, no te alejes mucho, que tengo entre manos un proyecto para Inteligencia Narrativa con el que os lanzaréis a escribir un libro sí o sí. Hasta ahí puedo leer.

      ¡Un abrazo muy fuerte!

      • Hola Irene 😉

        Pues fíjate que tu mente ha hecho que tu profecía se cumpliera: seguro que mi libro no lo lee nadie, por tanto voy a dejarlo en el armario donde «seguro que no lo leerá nadie».

        Como ves, nosotros mismos nos la buscamos para tener razón. Hay que tener cuidado con lo que se piensa (Tú lo sabes bien, es PNL pura y dura).

        Te animo a que desempolves ese libro (si es lo que quieres) y combatas tus creencias limitantes.

        Álex nos has dejado intrigadas jajaja. ¿Qué será?

        Un abrazo

  2. Hola Alex y Ana,

    ¡Yo llevo sumido en ese pozo años! Tengo un argumento, personajes e ideas… pero no consigo que fluya. Solo tengo escrito el prólogo de la novela, del que parte todo lo demás, pero no consigo plasmarlo. Trabajo, vida social, más trabajo… me encantaría poder dedicarle más tiempo y que me cundiera, pero siempre me entran ganas de escribir cuando estoy haciendo cualquier otra cosa. Y cuando por fin consigo sacar un rato, me tiro media hora con un párrafo de 10 líneas. Muy frustrante…

    ¡Espero tus novedades!

    • Si no te tiras media hora con un párrafo de 10 líneas, no puedes considerarte escritor 😛 Eso nos pasa a todos. Y el problema de la falta de tiempo es el mayor desafío al que nos enfrentamos. Al final la única solución es ordenar nuestras prioridades y organizarse, no queda otra.

      ¡Un saludo y gracias por comentar!

    • Javier, como bien dice Álex, todo es cuestión de prioridades.

      Analiza qué tienes que sacrificar para poder escribir y tendrás la respuesta a por qué lo estás posponiendo. Todo es matemático, incluso la motivación 😉

      Sin embargo, si de verdad quieres terminar de escribir ese libro, empieza a incluir en tu rutina aunque sean 10 minutos de escritura al día o 1 hora a la semana (por ejemplo).

      Un abrazo

  3. Buen día! Los saludo desde Argentina… Quería saludarlos primero y en segundo término agradecerle por todos los tips para escribir más y mejor.
    Les cuento que soy sólo un entusiasta, con algunos proyectos literarios que espero pronto poder plasmar alguno de ellos, en esa línea este artículo me vino de maravillas.
    Por último quiero desearles un muy buenas fiestas navideñas y que el próximo año (y todos) sean con más poesía y menos policía

  4. Este artículo es una joya, herramientas para sacar el mejor potencial que puede tener un escritor en potencia, que aun no ha sido descubierto.

    Nuestro mayor reto es cuando vamos por más. creo que cuando la mente tiene idea, es una gran señal para no dejar pasar por alto, dicha idea.

  5. Los consejos sobre no dejar que los pensamientos limitantes nos arruinen y fijarnos metas específicas, concretando lo máximo posible son creo yo puntos imprescindibles para poder lograr escribir o cualquier otra meta. Asi como evaluar puntos fuertes y débiles. No obstante creo que en lo relacionado con el «precio a pagar» hay que ser equilibrados. Es verdad que debemos establecer unas prioridades y tal vez renunciar a ciertas cosas, pero mo se trata de prescindir de familia y amigos y creer que cumplir los sueños es lo único o lo más importante en la vida y que ahí se debe focalizar todo nuestra atención. No vivimos en un mundo precisamente muy altruista y hay que tener cuidado con el «yo primero» por bandera.
    Pero buen artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los mejores posts

70 preguntas que tienes que hacerte para crear un personaje

Anteriormente os invité a responder las 50 preguntas que tienes que hacerte durante la creación de un mundo fantástico. Pues ahora, ni corto ni perezoso,...

Cómo usar correctamente el punto, la coma y el punto y coma

"¿Debería poner una coma aquí? ¿Pongo una coma o un punto? ¿Aquí hay que poner punto y coma o dos puntos?" ¿Te suena? Todos nos...

20 historias de terror contadas en dos frases

20 historias de terror contadas en dos frases Una regla esencial para escribir terror consiste en crear un clímax antes de añadir el miedo a...

22 microrrelatos que no te dejarán indiferente

Los microrrelatos (o microcuentos) están de moda. Y es comprensible, ¿a quién no le gusta descubrir una nueva historia en unas pocas frases? Algunos microrrelatos...

Las 5 normas del Pacto Ficcional que todo escritor debe conocer

El Pacto Ficcional La palabra narración, desde la etimología, tiene que ver con el conocimiento. Para Hayden White, la narración es la forma más antigua...