[et_pb_section bb_built=»1″ admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Si quieres desarrollar una distopía decente para una novela, o comprender el auténtico significado de este término, te insto a que no pienses en títulos modernos y juveniles como Los Juegos del Hambre, el Corredor del Laberinto, o Divergente. Si eres fan de este tipo de novelas, lo respeto, no hay nada de malo en que te gusten. Pero seamos realistas; el universo distópico planteado en este tipo de novelas es infantil e insustancial.  En este post voy a hablar de auténticas distopías, que distan mucho de parecerse a lo que nos tiene últimamente acostumbrados la literatura.

¿Qué es una distopía?

«Una dictadura perfecta tendría la apariencia de una democracia, una cárcel sin muros en la cual los prisioneros no soñarían en evadirse. Un sistema de esclavitud donde, gracias al sistema de consumo y el entretenimiento, los esclavos tendrían el amor de su servitud»

Una cita de Un Mundo Feliz.

Si una utopía es una sociedad ideal y perfecta, donde la inmensa mayoría son felices y la humanidad brilla con luz propia, una distopía es todo «lo contrario». Las distopías, también llamadas antiutopías, son sociedades ficticias muy presentes en la literatura y el cine (catalogadas como ciencia-ficción), que muestran un futuro desalentador y apocalíptico, con sociedades totalitarias de pensamiento único, con el ciudadano aborregado totalmente controlado por el poder político-económico, sin libertad de decisión y sin acceso a una cultura que vaya más allá de los principios totalitarios definidos por el régimen.

Una Distopía NO es lo que estás pensando

No te confundas, una distopía no tiene nada que ver con ciudades en ruinas devastadas y zombis merodeando por las calles. La destrucción está erróneamente asociada a la distopía, sobretodo si interpretamos incorrectamente el hecho de que una distopía es «lo contrario» a una utopía. Esto no quiere decir que todo sea muerte y desolación, en absoluto. Tanto la utopía como la distopía hacen referencia a una sociedad, no a las circunstancias que tenga el mundo que la rodea. Una utopía puede existir en una ciudad devastada por bombas atómicas, mientras que una distopía puede surgir bajo la apariencia de un lugar impoluto, futurista, perfecto y maravilloso. Lo que determina la distopía no está fuera, sino dentro de las mentes de los ciudadanos.

Cómo crear una Distopía realista y coherente

Toda distopía que se precie tiene dos componentes definitorios: una naturaleza real y otra irreal. Por un lado, poseen una naturaleza real: una sociedad plausible (o existente), que deformada o evolucionada detona en una distopía. Y por otro, una naturaleza irreal, con aspectos de una sociedad y sistema político ficticios. En este caso, la ficción supera a la realidad, dando lugar a una distopía con los fragmentos de una utopía destruida. Por eso es tan terrible, porque tiene un gran componente real, extraído del mundo en el que vivimos. La mayor parte de las distopías describen sociedades que son consecuencia de tendencias sociales actuales y que llevan a situaciones totalmente indeseables. Surgen como obras de advertencia, o como sátiras, que muestran las tendencias actuales extrapoladas en finales apocalípticos.

«La libertad es poder decir libremente que dos y dos son cuatro. Si se concede esto, todo lo demás vendrá por sí solo.»

Una cita de 1984.

1984

No puedo hablar de distopías sin hablar de mi novela favorita, 1984 de George Orwell.

Aquellos que sois lectores asiduos sabéis lo mucho que puede afectarnos un libro. Nuestra empatía nos traslada hasta los zapatos de los personajes y nos hace experimentar sus emociones, tanto las buenas como las malas. Hay descripciones tan acertadas, que si cierras los ojos puedes estar allí. 1984 te hace prisionero de esas emociones, en una distopía tan real que estremece. Sientes la angustia, la presión, la decrepitud y la decadencia como si la estuvieses experimentando en tu propia carne. No puedes hablar de distopías hasta que no hayas leído 1984. Para mí, 1984 podría considerarse la novela distópica por excelencia.

“Nada hay que temer de los proletarios. Dejados aparte, continuarán, de generación en generación y de siglo en siglo, trabajando, procreando y muriendo, no sólo sin sentir impulsos de rebelarse, sino sin la facultad de comprender que el mundo podría ser diferente de lo que es.”

Una cita de 1984.

Argumento

En un año 1984 distópico y ucrónico, Winston Smith soporta una abyecta existencia bajo la continua vigilancia de las autoridades de una Oceanía totalitaria, bajo el régimen despótico de su líder, el Gran Hermano. No obstante, su vida se convierte en una pesadilla cuando prueba el amor prohibido y comete el crimen de pensar libremente.

Lo que es y lo que no es una Distopía

«Saber y no saber, hallarse consciente de lo que es realmente verdad mientras se dicen mentiras cuidadosamente elaboradas, sostener simultáneamente dos opiniones sabiendo que son contradictorias y creer sin embargo en ambas.»

Una cita de 1984.

Una distopía donde la explotación humana y el sufrimiento son evidentes, es una pésima distopía. No se trata de hacer del mundo una dictadura de magnitud mundial donde los líderes hacen lo que les da la gana con los ciudadanos y todos viven un infierno del que no pueden escapar. Un mundo así es insostenible, porque tarde o temprano una rebelión terminaría por consumir el sistema. ¿Por qué funciona una distopía? Porque crean una ilusión de bienestar. Esta es la clave.

El Falso Bienestar

Nadie quiere vivir en un país que explota, maltrata, humilla y roba al ciudadano. Pero si el ciudadano tiene la sensación de que todo va bien, de que su vida no es diferente a la del resto y su país es el mal menor, entonces la cosa ya cambia. Si a eso le sumamos la Falsa Seguridad, tenemos la jaula perfecta.

La Falsa Seguridad

El miedo puede utilizarse de muchas formas para gobernar. No hay que amenazar ni extorsionar al ciudadano. A veces basta con hacerle sentirse inseguro. Un ciudadano inseguro renunciaría a muchas comodidades por sentirse un poco más protegido.

La Falsa Esperanza

La esperanza de que algún día todo cambiará, una esperanza que la propia dictadura alimenta, es esencial en cualquier distopía. La esperanza es el arma perfecta contra las mentes más despiertas y rebeldes. Una persona que no se adapte a la distopía es capaz de soportar un sufrimiento indecible si tienes esperanza. Lo que ignora es que esa esperanza también forma parte del sistema de control.

Los Medios de Comunicación

Todas las ilusiones anteriores no serían posibles sin la ayuda de los medios de comunicación. El pueblo se alimenta de información, una información que el gobierno controla y que, por lo tanto, elige. Si la gente no tiene acceso a fuentes fidedignas de información, todo lo que llegue a sus oídos no serán más que mentiras o verdades a medias que favorecerán al sistema. Los medios de comunicación son la mejor herramienta de sometimiento de la humanidad. Si se bombardea a un pueblo con noticias con el propósito de asustar o fomentar el odio entre la gente, tarde o temprano el pueblo creerá esas mentiras. Hasta los más escépticas terminarán cediendo ante el aluvión de información. Y es que cuando toda tu realidad es una farsa, ¿cómo distingues entre la verdad y la mentira?

«62.400 repeticiones hacen una verdad.»

Una cita de Un mundo feliz.

Un ejemplo de cómo nace una Distopía

Si un gobernador llega y dice que a partir de mañana los ciudadanos dejarán de tener intimidad porque se instalarán cámaras en todos los rincones, hasta dentro de las viviendas, la reacción del pueblo sería atroz. Se desataría una revolución «a la francesa«.

what_are_you_looking_at__by_pirafire-d8qrzyn

¿Pero y si este hipotético Gobierno cocinase algo así a fuego lento? Primero, se utilizan los medios de comunicación para hacerle al pueblo sentirse inseguro. Se emiten noticias sobre sucesos cada vez peores, de un modo gradual y esparcido en el tiempo. Poco a poco, se va cocinando la intranquilidad en los hogares. Una intranquilidad que nace de una ilusión. Y después, se desatan altercados que hagan que la mayoría se sienta en peligro. «Un hombre entra en una casa armado y asesina a una familia» «Un grupo de radicales asaltaron y asesinaron a una pareja mientras paseaban por el parque». No tienen ni que ser noticias reales, incluso pueden utilizarse casos aislados como si fuesen frecuentes. Y cuando los ciudadanos estén al borde del pánico, el Gobierno propone una normativa por la seguridad y el bienestar que consiste en colocar cámaras por todos lados. El propósito que todos creen, es que las cámaras velan por su seguridad. La realidad es muy distinta; las cámaras son el primer paso hacia una distopía donde el Gobierno tenga el control absoluto y total de la vida de los ciudadanos.

¿Conoces la analogía de la rana hervida?

Si quisieras cocinar una rana, ¿cómo lo harías? Si la pusieras en una cazuela con agua caliente, saltaría fuera y desaparecería de tu vista antes de que te dieras cuenta.

Sin embargo, existe una forma mucho más retorcida. Consiste en poner una cazuela con agua tibia, un entorno cómodo para la rana, y poco a poco ir elevando la temperatura del agua (a fuego muy lento) para que la rana no se percate de la subida de temperatura… hasta que ésta acaba hervida. ¿Ves la analogía?

Distopías en la Literatura

Hay incontables novelas sobre distopías, al fin y al cabo es todo un subgénero de la ciencia-ficción. Te dejo esta lista con las más populares y recomendables:

Rebelión en la granja, de George Orwell

Nosotros, de Yevgeni Zamiatin

Un mundo feliz, de Aldous Huxley 

Fahrenheit 451, de Ray Bradbury

1984, de George Orwell

Johnny Mnemonic, de William Gibson

Snow Crash, de Neal Stephenson

Leyes de Mercado, de Richard Morgan

Nosotros, de Yevgeni Zamiatin

Distopías en el Cine

Si eres más de películas que de libros, en el cine tienes distopías para hartarte. Este documental, old but gold, ofrece un punto de vista más enfocado a las distopías en el cine y merece verdaderamente la pena.

Distopias, Distopías Everywhere

El subgénero distópico está presente también en la televisón, el cómic, las novelas gráficas y en los videojuegos. Puestos a indagar en este apasionante mundo, te recomiendo la novela gráfica de V de Vendetta. En cuanto a series, Black Mirror se lleva la palma en lo que a distopías televisivas se refiere. En todos los formatos encontrarás, de un modo un otro, alguna historia con componentes distópicos.

Nútrete de todos estos elementos y cosechalos para tu propia distopía. Lee o visiona series y películas sobre este subgénero y cánsate de buscar similitudes entre la realidad que te rodea y la ficción distópica. Tristemente, nuestro mundo está más cerca de parecerse a una distopía que a una utopía.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Inteligencia Narrativa
He creado este blog porque estoy harto de los Gary Stu, las Mary Sue y de los villanos que quieren conquistar el mundo because reasons. Un Deus Ex Machina no salvará tu novela de ellos.

Similar Articles

Comments

  1. Buenas Álex!

    Me encantan las distopías. 1984 y Black Mirror fueron dos grandes descubrimientos de los últimos años. Sobretodo el primero, que puso en palabras ideas y reflexiones que yo no era capaz de expresar.

    Como complemento, añadiría el manga «Akira». El desarrollo y final de la película son apoteósicos.

    Tengo pendiente leer la novela «Un mundo feliz» de Huxley, que por lo que he escuchado es otra distopía por excelencia.

    Gracias por este gran artículo. Un abrazo!!

  2. A mi, 1984 me parece un libro bastante pesado e incluso aburrido, después de leer la novela en la que Orwell se inspiró (por no meterme en líos de plagios): Nosotros, de Yevgueni Zamiatin.

    Por lo demás, el artículo está muy bien.

  3. Hola Alex!
    Me encanto el artículo, la elección de la primera cita me parecio buenisima,nada mas leerla me quedo bien claro llo que las difencia entre utopias o futuros apocaliptiocs,etc , y me hizo reflexionar sobre a donde va nuestra sociedad.

    Mas que nada escribia porque llevo un tiempo por aqui y sentia que tenia que decirte lo mucho que me gusta tu pagina. En mi humilde opinion te expresas con una muchisima claridad, y tus articulos me hacen enfocar diferente cuando estoy leyendo o viendo algo.

    Ayer por ejemplo leí sobre la teoria del iceberg ,eso me llevo a investigar sobre hemingway ,entonces me dieron ganas de ver cowboy bebop y me puse el primer capitulo (ya la habia visto como 200 veces) Y gracias a todo lo q habia leido en tu pagina lo vi con otros ojos, valorando cada escena con lo que habia aprendido aqui. Y asi el primer capitulo que siempre me pareciera flojo paso a parecerme buenisimo en su cometido.

    Como ya te habras dado cuenta al contrario que tu yo m explico fatal y no soy capaz de expresar con exatitud todo eso que ronda mi mente que en este caso son palabras de agradecimiento :
    Gracias por tus enseñanzas (y por tu paciencia si llegaste asta aqui) y espero poder demostrar que me valieron para algo en futuros comentarios!

  4. ¡Excelente artículo! Y me va como anillo al dedo, ya que estoy buscando ideas para una historia corta con tema distopico (Solo quiero crear mi mundo en una historia corta, luego, quien sabe? Quizás escriba mi primera novela) Me sirvió mucho, gracias 🙂

    En lo personal, Fahrenheit 451 es mi libro favorito, me encanta, y retrata, con mucho cierto, la sociedad de hoy.

    PD: En el ejemplo….Me recordó mucho al monologo de V en V for Vendetta ¿De ahí te inspiraste? Jajaja

  5. Las rebeliones no suelen salir tan bien cómo se desea; con lo que un sistema totalitario puede controlar. Históricamente se han justificado atropellos enormes porque el ciudadano sentía que esa era la forma normal de proceder; a veces una noción de «me lo merezco» bajo un discurso estatal que difunde una noción de castigo puede permear en la mentalidad de la gente y que se dejen explotar. El miedo y la falsa seguridad y el falso bienestar no son los únicos medios. En una de mis sagas, planteo que en África un grupo de dictadores logran unirse y crear un imperio en el que la gente está convencida de que unos deben ser sometidos y dominados por otros que son inferiores porque se difunde el miedo a dejar de vivir bajo los parámetros de desigualdad y corrupción con colonialismos abusivos de las multinacionales que les han sometido durante siglos; en Camboya, con una democracia no muy fuerte, mucha gente vota a un partido que fomenta de forma descarada la corrupción porque la corrupción y la desigualdad se considera algo muy normal y recomendable. Y en la otra, los personajes sólo ven como inapropiado o inasumible un mundo donde la democracia sea algo natural, donde la bondad sea un concepto ya que es un mundo de fantasía épica medieval con ecos de ciencia ficción en el cual todo el mundo es malo; con la diferencia de que los que tienen conceptos como los escrúpulos, o algo equiparable a la lealtad más allá de las necesidades prácticas, son considerados inapropiados, ridiculizados, como una especie de blandengues locos y sin plantearse, incluso los poderosos que conocen otros mundos donde existen esas ideas, que tienen escondidas tecnologías de otros mundos con normalidad en sus castillos, que el mundo puede ser de otra forma que luchas, equilibrios, treguas regladas, reyes, señores, emperadores y maldades por todas partes, pese al arbitraje de la especie más poderosa para evitar tecnologías demasiado molestas a nivel público. Sin duda es un género muy interesante y con muchos títulos a echar un vistazo en literatura, televisión, cine y seguramente videojuegos. Desde cosas relativamente suaves, como «Ubik», que te cobran hasta por abrir la puerta y viven sometidos a las luchas entre el dominio del futuro por los precog y las agencias de previsión, o «El mundo interior», con esas sociedades interiores donde la intimidad no existe y la poligamia es una cosa normal pero si se pone en duda hay ejecuciones que ven muy normales, hasta «Un mundo feliz», que hasta donde lo he leído, me pareció espeluznante. Nuestro mundo siempre ha estado más cerca de parecerse a una distopía que a una Utopía.

  6. Estamos en un mundo distopico. Tan sútil, tan ligeramente marcado. Cuando creemos que tenemos libre pensamiento, pero al final ni nuestro voto vale nada… La ciencia ficción se basa en la realidad, solo que con un matiz o prisma más definido para poder ver el mal y la desgracia.
    Muy buen aporte. No soy fan de las distopias, pero quiero leer Fahrenheit 451 porque he leído muy buena referencias.

  7. Desde esta frase me perdiste: «el universo distópico planteado en este tipo de novelas es infantil e insustancial». ¿Un «universo distópico infantil» es algo negativo? ¿Puedes descartar el valor literario de una obra solo por haber sido creado por o para niños y niñas? Me parece que con tu opinión reproduces un estigma común hacia la literatura infantil y juvenil, que refuerzas sugiriendo que un «universo distópico infantil» no es una «auténtica distopía». ¿Con esto quieres decir que una distopía infantil no puede ser una auténtica y valiosa distopía, con un valor equiparable a cualquiera de las que mencionas para establecer tu canon? Quizá sería conveniente que te asomaras a lo mejor de la más reciente literatura infantil, pues es, para mi gusto, el espacio más vivo, con mayor experimentación, con más poder imaginativo y creativo dentro de toda la literatura contemporánea. Y hasta ahí dejo, por ahora, esta opinión que podría prolongarse bastante. Saludos de un editor de LIJ indignado.

    • Dejemos que la semántica responda por mí:

      Infantil.
      adj. Dicho de una persona que no está en la infancia: Que semeja a un niño por su ingenuidad o inmadurez.
      adj. Dicho especialmente del comportamiento: Propio de un niño.

      En ningún momento he dicho que una distopía no pueda ir dirigida a niños o jóvenes, he dicho que esos libros en concreto los constituye un worldbuilding infantil. Infantilidad que procede del autor, no del público. Infantilidad que queda en evidencia ante cualquiera que tenga unas nociones básicas de narrativa.

      ¿Podrías decirme a qué libros te refieres con «la más reciente literatura infantil»? Yo he citado tanto los libros que me parecen buenas distopías, como los que me parecen malas distopías. Me gustaría conocer los tuyos.

      Gracias por tu comentario.

      • Hola, Alex,

        La semántica tendrá que responder en función del contexto en que usaste el término dentro del discurso que construiste en tu artículo. Asumo que es la primera acepción que recuperas del DRAE a la que te refieres, y con ella descalificas a esa literatura que no defiendo, pues me parecen más bien textos que cubren una necesidad de entretenimiento en el mercado, no son arte ni creo que aspiren a serlo. No comprendo tu reacción, pues no quise que mi comentario sonara a una crítica destructiva, sólo señalé que reproduces una postura que es muy común en el medio que trabajo y sobre la cual me parece válido y necesario reflexionar. Sin embargo, no estoy interesado en involucrarme en discusiones fútiles. Si quieres seguir platicando en buena lid, adelante; si no, dejemos por la paz el asunto. En cuanto a los libros que me pediste mencionar, de los que he editado, uno dirigido a adolescentes que tiene elementos distópicos interesantes es El ladrón de sueños, de Bernardo Fernández (Bef), publicado por Almadía, ¿lo conoces? También escrito por él edité un libro ilustrado infantil ciberpunk que puede interesarte: Soy el robot, ilustrado por Patrcio Betteo. Ahora se me ocurren este par, pero si te interesa seguir nuestra conversación podría pensar si hay algún otro, que sea estrictamente una distopía dirigida a un público lector infantil.

        Saludos,
        Carlos.

        • Disculpa si te ha resultado ruda mi respuesta, es la gran limitación que tiene la palabra escrita, que las letras no pueden reflejar emociones por sí solas. No me ha ofendido tu comentario, al contrario: da gusto encontrar opiniones como la tuya que den lugar a debates tan interesantes. Además, has sabido defender muy bien tu postura. Te felicito por ello.

          Y no, no es necesario entrar en discusiones fútiles, al fin y al cabo todo es cuestión de perspectiva.

          Un abrazo.

  8. Hola Alex;

    No te imaginas lo sustancioso que me ha parecido este artículo, parece que me hubieras leído mis deseos porque hace unos días he estado trabajando en un pequeño borrador de un tema que quiero desarrollar y tenía muchas dudas.

    Muchas gracias y saludos desde Colombia.

  9. Hola Alex, gracias por seguir compartiendo tu experiencia y conocimiento. Una consulta sobre distopía. ¿Puede una distopía ubicarse en el pasado? ¿Medioevo fantástico por ejemplo? ¿O siempre se enfoca en un futuro? Gracias

    • Siempre es en el futuro. Aunque puedes hacer un futuro medieval. Por ejemplo, la tecnología ha colapsado y la electricidad ya no es efectiva, las armas de fuego han quedado obsoletas por falta de fabricación y se ha recuperado el sagrado arte del acero. Todo es echarle imaginación.

    • Para que se trate de ciencia ficción, necesita tener elementos de la ciencia ficción; una ucronía, anticipación… Si hicieras una de una sociedad medieval utópica que al final no lo fuera tanto, aunque metieras magia de por medio, entraría en género fantástico, pero no sería distopía en sentido canónico; el cual queda vinculado más a la ciencia ficción. Pero si Platón pudo hacer una utopía que realmente no tiene nada estricto senso de fantasía o ciencia ficción, nada impide que hicieras lo contrario; es decir, una distopía en algún lugar de esos que la historia no ha preservado. Hace tiempo escribí un relato llamado «Utopía destruida» en el cual un historiador griego reescribía la peripecia de un príncipe egipcio desterrado que se encaminaba al templo donde estaba enterrado el hombre que mató a su familia, le quitó del poder e impidió que hiciera la utopía con la que soñaba de niño, y destruir sus piezas espirituales. Simplemente, no estaría encuadrado en este mismo género de la distopía canónica.

  10. Me leí 1984, pero sobre todo me gusto su toque introspectivista dentro del contexto de una rebelión comenzada antes de nacer

  11. Muy buen artículo, había cosas que no tenía claras y me las aclaraste, así que gracias. Aunque eso hace que me pregunte, en que categoría caen los mundos apocalípticos? También bajo el ala de la ciencia ficción?

  12. Me ha gustado mucho como explicas con sencillez lo que a mí me ha resultado muy complejo. Yo tenía una idea de distopía en la cabeza y cuando me lié a «tejerla» para escribirla, no fui capaz. Hay tantos cabos por atar para que funcione algo así que hay que ser muy metódico a la hora de diseñar la novela o la historia, y a mí me ha faltado ese metodismo. De tu post extraigo una posible secuencia de creación simple y clara, que aunque no hará más sencilla la creación final del universo distópico seguro que facilita el proceso invitando a ir paso a paso. 1984 es también para mí un libro de referencia y una de mis novelas preferidas y por lo que veo, me faltan algunas lecturas de las que pones en tu lista, necesito algo más de combustible para terminar mi propia idea, creo que aún me llevará algunos años, será ese libro que se te ocurre mucho antes de que haya llegado su momento para surgir (y el tuyo para crearlo).

    Gracias por el trabajo. Muy interesante post. Te sigo 🙂

  13. Álex! Primera vez en tu blog, llegué de casualidad buscando «Cine y Literatura Distópica».
    Felicitaciones miles!!! Como «escritora» novata confío en que tu blog será de gran ayuda para mí. Tengo en mente escribir algo sobre distopía y esta entrada es muy útil.
    Saludos desde Argentina! 🙂

  14. Hola, Alex!
    De hace tiempo que sigo tu blog, pero nunca me había animado a comentar. Debo decir que me ha servido muchísimo para mejorar la novela en la que me encuentro trabajando actualmente.
    Con respecto a este post, me gustaría hacerte una pregunta. ¿Crees que es posible crear una historia de ciencia ficción con una distopía y agregarle ciertos elementos propios de la fantasía, y que quede bien? La ciencia-ficción suele, en cierta medida, abarcar tópicos filosóficos o similares, sin embargo, y aún cuando pretendo llegar a algo parecido, me es casi imposible no agregar dichos elementos.

    No, no es como que quiera poner…no sé, elfos en una novela de ciencia ficción. Lo que quiero es jugar con la existencia de Dios y otras entidades propias de la tradición judeo-cristiana, además del concepto del mesías. Esto, para mí y asumo que para muchos, es fantasía, y en literatura debería tomarse como tal, ¿no?
    Agradecería demasiado si pudieras responder esta pequeña duda que me tiene algo complicada con el avance de mi novela. He leído algo sobre la ciencia-ficción fantástica, sin embargo, aún no logro comprender muy bien el concepto y no sé se adecua a lo que estoy escribiendo.

    • Hola, Paulina.

      Te respondo más que nada porque me hallo en tu misma situación, mi novela se desata en una época muy avanzada por una razón predictiva (religiosa-mágica) y claro, el mundo no es como el que se conoce ni conoció…no puede ser de otra forma.

      Tampoco sé muy bien como cuajar ciencia ficción con fantasía…es muy laborioso y me está obsesionando la idea de decantarme o por lo uno o por lo otro, pero ya no sería lo mismo. Tiene que ser así.

      Yo creo que podemos hacerlo y romper un poco con lo visto hasta ahora, hacer que vayan en la misma línea y fusionarlos sin que la ciencia y la fantasía se vean como una incongruencia, porque yo creo que es factible al 100% y puede salir algo bueno…o catastrófico

      Para evitar dicha catástrofe, creo que nos iría bien algunos consejos, porque me estoy enajenando ya…

      Gracias y un placer saber que no soy la única que se atreve con algo tan complejo como lo que queremos hacer.

      🙂

      A seguir sudando tinta!

      • El tema de unir magia y ciencia ficción en una misma cosmología es cuestión de coherencia. La magia responde a unas reglas espirituales, discursivas, sobrenaturales, que manipulan las reglas de la naturaleza según un orden. La ciencia ficción juega con diferentes alteraciones lógicas de la tecnología y los medios según las leyes de la naturaleza. Al final, ambas quedan supeditadas a algo. En una de mis cosmologías, la combinación magia ciencia se da bastante. Hay que pensar que la magia permite, dentro de un orden, saltarse ciertas leyes de la ciencia, pero no anula esas leyes sino que las burla. Así, se puede generar un escudo mágico que permita moverse en un espacio de vacío, pero el espacio de vacío está. Se puede jugar con la química por medio de hechizos o traer mágicamente una nave espacial de otro mundo, pero la nave no deja de ser algo físico tecnológico que requiere una explicación científica, por mucho que un hechizo traiga la nave y abra un agujero en el espacio tiempo. También es verdad que yo la hice de fantasía épica con esos ecos de ciencia ficción y que no estamos tan acostumbrados a la forma paralela. Pienso que puede ser algo de manera similar; en ese sentido, te puede servir de inspiración la nueva miniserie que ha sacado Syfy; se llama «Childhood’s end»; en ella, una raza alienígena muy avanzada logra hacer cosas alucinantes y busca ayudar a la humanidad o destruirla comportándose como el dios judeocristiano y en Star Gate sucede algo similar con los ori; es verdad que habría que separar un poco mejor el tema mágico sin que haya una separación absoluta y que no quede en plan la magia en Marvel o en DC. Pienso que es posible.

  15. […] Qué es y cómo escribir una distopía, de Inteligencia Narrativa. El autor del blog, Álex (sin apellido, quizás secreto o innecesario como el de Madonna o Shakira), aclara las confusiones frecuentes con libros que se consideran distópicos o la impresión general de lo opuesto a una utopía. A la vez, señala cuáles son los dignos representantes del género y por qué. […]

  16. Me encanto tu artículo!! Y más porque de un tiempo para acá me siento atraída por la distopía.
    Concuerdo con tu sentir de las novelas algo infantiles de juegos del hambre o divergente entre otras, tal vez por eso les gusta a la mayoría de las personas y no tienen nada de malo pero siento que a mi no me llena su contenido, les falta algo más para que no le ponga un solo pero. En fin, espero algún día escribir una novela de este género.

  17. Saludos amigo Alex. Me tomo la libertad de compartir contigo mi utopía.
    SALVEMOS AL MUNDO, ¡HAGÁMOSLO DE NUEVO!
    Si queremos construir una sociedad ideal que sea sostenible en el tiempo, debemos llevar su diseño a los extremos requeridos por la gravísima situación ambiental y social planteada en la actualidad, cuyo empeoramiento puede culminar en la destrucción de la especie humana.
    La solución para esta problemática potencialmente aniquiladora de nuestra “civilización”, representada por las guerras, las hambrunas, la explotación del hombre por el hombre y la destrucción del ecosistema, nunca llegará como resultado de aplicar simples paliativos dentro de un sistema de cosas esencialmente malo, por muy bien intencionados que éstos sean.
    Nuestra idea consiste en diseñar un prototipo de sociedad ideal realista y factible que rompa con los defectuosos parámetros actuales, y cuya difusión propicie la realización de cambios en el orden mundial establecido hasta que se logre la instauración en todo el planeta de un estado de bienestar generalizado y permanente.
    Este novedoso modelo de colectividad estaría representado por una ciudad sostenible y autosuficiente, que sería exhibida en forma de maquetas, video juegos, historietas, producciones fílmicas, parques temáticos e incluso, de ser posible, una ciudad-estado independiente, la cual poseería, entre otras, las siguientes características : Uso prioritario de materiales y tecnologías de punta amistosos con el medio ambiente; autosuficiencia tecnológica total; limitación del crecimiento económico y poblacional; supresión de la manipulación proveniente de factores de poder económicos, religiosos y políticos; desaparición de toda forma de reverencia entre seres humanos; eliminación del dinero en efectivo; gratuidad total de la salud y la educación; verdadero respeto a las libertades; y democracia real.
    En concreto, la convocatoria es para diseñes por tu cuenta una ciudad con esas características y la compartas con la humanidad, o te unas a nosotros en nuestro sitio web https://elmundofelizdelfuturo.blogspot.com/
    donde estamos trabajando en ese sentido.
    Atentamente, César Emilio Valdivieso París

  18. Buenas noches sera posible que me colaboraran con un contra argumento de la Distopia, y ejemplos. Por otro lado fue de gran ayuda y claridad la explicación de Distopia. Muchas gracias feliz noche.

  19. ¡Hola! Me ha encantado el artículo, gracias. Un gran ejemplo de distopía me parece que es Farenheit 451 de Ray Bradbury. Un pedazo de novela.

    Otro comentario: llegué a tu web por este artículo, por lo que creo que el mismo sería aún mejor si firmaras y pusieras una foto.

    Gracias de nuevo. Saludos,

    Valentín.

  20. Hola. No me he sentido muy cómodo al leer tu articulo, noto algunas contradicciones discursivas a lo largo de tu exposición que no dejan claro la postura que tomas frente a la distinción entre utopía o distopía. Y más bien, me disgusta que tomes una posición tan petulante frente a otras obras literarias realizadas.
    Que estés bien

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los mejores posts

Cómo usar correctamente el punto, la coma y el punto y coma

"¿Debería poner una coma aquí? ¿Pongo una coma o un punto? ¿Aquí hay que poner punto y coma o dos puntos?" ¿Te suena? Todos nos...

70 preguntas que tienes que hacerte para crear un personaje

Anteriormente os invité a responder las 50 preguntas que tienes que hacerte durante la creación de un mundo fantástico. Pues ahora, ni corto ni perezoso,...

Las 5 normas del Pacto Ficcional que todo escritor debe conocer

El Pacto Ficcional La palabra narración, desde la etimología, tiene que ver con el conocimiento. Para Hayden White, la narración es la forma más antigua...

Cómo hacer descripciones de personajes

Cómo hacer descripciones de personajes Uno de los pilares esenciales de la narrativa consiste en saber cómo hacer descripciones de...

¿Qué es y cómo escribir una novela río?

Las novelas río están de moda, ¿pero sabes realmente lo que son? ¿De dónde viene la expresión "novela río"? ¿Qué características tienen? ¿Cuáles son...