Inicio Escritura Creativa La diferencia entre inspiración y plagio

La diferencia entre inspiración y plagio

21
58

Un miedo muy común del escritor es el temor a que su trabajo se parezca demasiado al de otro y que, como consecuencia, se le acuse de robar ideas. A veces, incluso tenemos una idea que nos resulta tan genial que pensamos: “esto tiene que existir, alguien debe de haber escrito algo sobre esto. Es imposible que yo sea el primero al que se le haya ocurrido semejante genialidad”. Entonces nos invade ese miedo que nos bloquea, ese miedo que nos hace temer que, en cualquier momento, alguien nos dirá que eso ya existe, que ya se escribió sobre el tema, y que encima es un libro famoso.

Es imposible conocer todo lo que se ha escrito a lo largo de los siglos y en todos los lugares del mundo, es imposible saber qué ideas existen y cuáles no. No obstante, a día de hoy internet nos facilita mucho este trabajo. Si queremos saber si ya se ha explotado cierto tema basta con escribir en Google y mirar el número de resultados encontrados. No obstante, muchas ideas no se pueden plasmar en una simple búsqueda de Google. Y son precisamente esas ideas las que nos dejan con la duda de ¿se habrá escrito esto antes?.

why_worrying_about_idea_stealing_is_pointless_01

La respuesta es sencilla: da igual. No importa que a dos personas en puntos opuestos del planeta se les ocurra la misma idea al mismo tiempo y decidan escribir un libro sobre ello. Da igual, en serio. Porque, por muy similares que sean las historias, es absolutamente imposible que sean idénticas palabra por palabra. Habrá matices que las diferenciarán y si te encanta un libro de una temática ¿qué tiene de malo leer otro similar? Eso no es plagiar, plagiar es cuando se copia un texto descaradamente, párrafo por párrafo.

182892garsrjdjpg

Luego, está lo que podemos definir como plagio creativo. Se trata de apropiarse de ideas ajenas y personales. Es decir, existen ideas generales que serían aquellas que se les pueden ocurrir a cualquiera, por ejemplo… una historia de piratas. Es algo muy típico y recurrente para el género de aventura, hasta tal punto de que casi se ha convertido en un género en sí. Y luego están las ideas singulares, que son aquellas ideas tan exclusivas que definen una obra por su contexto. Por ejemplo, la historia de un hobbit que viaja a través de La Tierra Media para arrojar un anillo al Monte del Destino es un concepto con nombre y apellidos. Escribir sobre él, cambiando sólo los nombres y algún que otro detalle, sería un claro ejemplo de plagio descarado. Si yo le digo a un amigo “estoy escribiendo una historia de piratas”, ten por seguro que no se le vendrá un único libro en concreto a la cabeza, ni tomará esa idea como un intento de plagio, simplemente lo verá como una aventura más en un universo tan emocionante como el de los piratas. Pero, si yo le digo a mi amigo “estoy escribiendo un libro sobre un tipo que tiene que lanzar un anillo a un volcán para destruirlo”. Automáticamente mi amigo pensará en El Señor de los Anillos de J.R.R. Tokien, y verá la idea como un intento de copia descarado. He ahí la diferencia entre escribir sobre una idea recurrente y una idea exclusiva.

1

Esto no quiere decir que si escribimos sobre piratas no estamos siendo originales, ni que si escribimos sobre algo que ya existe seamos unos ladrones de ideas, ni que por lo tanto lo mejor es inventar desde la nada nuestra historia. Intentar crear algo totalmente nuevo es una idea ridícula y pretenciosa. Es sencillamente imposible. Siempre habrá algo que se parezca a otro algo. Siempre. Sin embargo, reescribir una historia desde otro punto de vista es una herramienta de las más poderosas. Todo depende de cómo se haga. Uno mismo sabe cuando está plagiando y cuando está innovando sobre algo ya existente. No es necesario explicar cómo saber si estás o no copiando, porque si estás plagiando, lo sabes. Y si simplemente te estás inspirando en algo para crear tu propia historia, entonces no hay nada que temer. Esto ocurre siempre.

Al fin y al cabo, todo cuanto conocemos en el ámbito artístico ha sido posible gracias a la creación de obras previas. El hombre no sería capaz de pintar las obras que a día de hoy conocemos si a lo largo de los siglos no se hubiesen imitado y copiado mutuamente los artistas. Esa evolución pictórica ha tenido lugar gracias a que los pintores han sabido valorar, aprender, imitar y mejorar el arte existente en cada etapa de la Historia. Lo mismo ocurre con la escritura.

El plagio es necesario. Está implícito en el progreso”
-Conde de Lautréamont

Impregnarse de ideas ya existentes para fomentar la inspiración forma parte del proceso creativo. Dicho de otro modo: nuestras ideas nacen de otras ideas que ya conocemos. Mezclar ideas para tener nuevas ideas, o mejorar ideas existentes para crear ideas mejores, en eso consiste la evolución creativa. Si hoy tenemos El Rey León, es porque Shakespeare escribió Hamlet. Y no, no es un plagio de Disney. Disney fue más que consciente de que tomó Hamlet como base para su historia. Es la misma historia, contada de un modo diferente. Y nadie puede negar que se trata de una de las mejores películas de animación de todos los tiempos.

lion-king-scar-and-skull-hamlet

También es importante tener en cuenta que una misma realidad puede ser interpretada de distintas maneras. ¿A cuántos de nosotros no nos encantaría releer nuestra novela favorita reescrita desde el punto de vista de otro de los personajes? volviendo a El Señor de los Anillos, ¿no sería genial leer la trilogía desde el punto de vista de Sauron y Saruman (los villanos), como si estos fuesen los héroes de la historia? Estoy seguro de que a muchos les encantaría. Y es la misma historia, pero contada de un modo distinto. Por ello, siempre que se aporte algo diferente o nuevo merecerá la pena ser leído. Si contamos con el permiso o con los derechos de una obra, ¿qué tiene de malo reinventarse y escribirla dándole un enfoque distinto?

tumblr_nubvh8fyOB1ug07iio1_500Otra cosa muy distinta es la apropiación de una obra. Coger una idea y copiarla palabra por palabra, sin aportar ninguna idea, ni ninguna perspectiva nueva, es la misma historia firmada con otro nombre. Eso es plagio y está penado por la ley.

Además, un ladrón sabe que está robando. Escribir algo apoyándose en las ideas fundamentales de otra historia, puede que sea más difícil de declarar como plagio pero, como escritor, estás dejando mucho que desear.

No obstante, aún dicho todo esto, queda a criterio de cada uno determinar la originalidad de sus propias ideas con respecto a la inspiración de la que surgieron. Aunque bien es cierto que toda historia merece ser contada, se han llegado a dar situaciones donde la imitación es tal, que para aquel que conoce la obra original llega a resultar un poco incómoda la lectura. Lo óptimo es tomar las ideas más superfluas de otras historias como una fórmula para encauzar nuestra historia, una historia propia y original, salpicada con esto y aquello. De este modo habrás creado algo totalmente nuevo y maravilloso, apoyándote únicamente en ideas camufladas de tu historia.

21 Comentarios

  1. Muy bueno y sobre todo esclarecedor, como dices y yo comparto tu opinión, todo lo que escribimos esta inspirado en libros que hemos leído, en esculturas que hemos visto y sentido, en frases que escuchamos por casualidad. Gran parte de la música que escuchamos es así por que antes ha habido alguien poniendo las primeras notas y a partir de eso nace la inspiración del resto, no es plagio es sencillamente que tenemos la suerte de que lleguen a nuestras manos textos totalmente inspiradores.
    Un abrazo
    Lola

  2. Aunque estoy de acuerdo con el artículo quizá el ejemplo de El Rey león no está muy bien escogido ya que, en mi opinión es un ejemplo bastante claro de plagio de Kimba, de Osamu Tezuka con toques de Hamlet como bien dices. De hecho gran parte del storyboard parece calcado.

    • Sí, llevas toda la razón. Pero ese plagio es culpa del equipo de animadores, no del de guionistas, por eso no lo he mencionado 😛 Pero es cierto, no es el mejor ejemplo de legalidad artística xD

      Un abrazo.

  3. Hola Alex

    Estoy de acuerdo completamente con tu artículo, el tema del plagio es importante, y a veces te bloquea porque algo parecido has oído o leído en algún libro.

    Yo en mi blog hablo de Psicología, y cuando escribo algo me surgen las dudas si alguien más lo ha puesto en su blog, porque todos los psicólogos sabes lo mismo más o menos, así que intento poner mis propias palabras tal y como yo lo entiendo y espero no equivocarme je je.

    Gracias por tocar este tema

    Un abrazo

    Dominique

  4. Hola! Interesante artículo 🙂 como dices el plagio está por todas partes como resultado de la inspiración.
    Y como comentas es una técnica creativa muy buena para escribir una historia a partir de otra cambiando el enfoque o incluso el fondo. Solo usar los personajes: Coger a Caperucita y darle otro nombre y otra edad, trasladarla a la actualidad e inventar que hace un viaje a otro país para visitar a una amiga. Por el camino conoce a alguien que la quiere ayudar pero no es lo que parece y etc.. Así obtendríamos una historia totalmente nueva.

    Gracias por este post que nos tranquiliza cuando sentimos que plagiamos!

    Feliz año nuevo!

  5. Hola, Álex. Gracias por tu artículo.
    Quisiera comentarte algo que me ha pasado hace poco. Me compre un libro y tras leerlo quedé sorprendido del parecido que tenía con un antiguo capítulo de una serie de terror que había visto tiempo atrás. Así que volví a ver el capítulo de la serie en cuestión y quedó constatado que el autor de la novela no solo se había inspirado en él, sino que además había cogido hasta el título para su novela, traduciéndolo al español; había cogido la trama, el objetivo de los personajes principales, escenas, parte de diálogos y hasta el antagonista (que la criatura del Wendigo). Digamos que ha añadido un par de personajes más, ajenos a la trama central, y la escena final la ha trasladado a un escenario diferente, pero todo lo demás es un calco a la serie.
    ¿Es eso plagiar? Es que a pesar de lo poco que añade este autor a la historia contada en la serie, me siento que he sido engañado por comprar un libro que ya he leído.

    • ¿Cómo se llama la novela y la serie en cuestión? No puedo asegurarte si es un plagio o no si no me dices de qué se trata. El wendigo es una criatura fantástica del folclore popular y utilizarlo como antagonista no es ningún plagio. Déjame el título y te digo 😉

      • Gracias por responder. El título de la novela es «Blackwood, piel y huesos» la primera novela de J. Vicent. Y el capítulo es de una serie llamada Fear Itself (Terror en estado puro, en español), se titula «Skin & Bones» y es el capítulo número 8.
        Realmente la novela toma muchas escenas de la serie. Yo me compré la novela en papel, pero se puede encontrar en Lektu.com en formato digital.
        Al tercio de la novela comienza a copiar al pie todo lo que ocurre en el capítulo. No sé si eso se puede hacer. Yo he escrito algunos cuentos cortos y tras leer tu artículo pensé en denunciarlo de alguna manera, pues me sentí un poco engañado.
        Gracias por escucharme. Si quieres no publiques mi respuesta para no levantar polvareda. Un saludo.

      • Gracias por responder. El título de la novela es «Blackwood, piel y huesos» la primera novela de J. Vicent. Y el capítulo es de una serie llamada Fear Itself (Terror en estado puro, en español), se titula «Skin & Bones» y es el capítulo número 8.
        Realmente la novela toma muchas escenas de la serie. Yo me compré la novela en papel, pero se puede encontrar en Lektu.com en formato digital.
        Al tercio de la novela comienza a copiar al pie todo lo que ocurre en el capítulo. No sé si eso se puede hacer. Yo he escrito algunos cuentos cortos y tras leer tu artículo pensé en denunciarlo de alguna manera, pues me sentí un poco engañado.
        Gracias por escucharme. Si quieres no publiques mi respuesta para no levantar polvareda. Un saludo.

  6. Alex,
    Siempre te recordaré, tu blog llegó en el momento justo en que me disponía a incursionar y caer, casi como en pañales y por pura inspiración, en medio de una vorágine plagada de críticos de oficio, gratuitos y de todas las opiniones que uno se pueda imaginar — que nunca faltan y están por doquier y no digamos en La Red — que se dedican a halagar o censurar a quien ose traspasar, con buen tino o desacierto en el uso de las letras respectivamente, según, los linderos de eso que en la literatura moderna ya se hace referencia cuando se publica una obra literaria, y que es: «el buen arte de saber escribir». Habilidad que, dicho sea de paso, y supuestamente, porque eso es lo que simplemente es si se basa sólo en lo académico y nada más, dicen es propia específicamente sólo de quien es egresado en literatura de una universidad o, en su defecto, ya en controversia con ese requisito tan importante, también lo es para quienes no temen romper las reglas ya establecidas y que con su deliberada osadía, empíricamente, y sin más armas que las que les provee su desbordante entusiasmo y deseo por querer trascender, amparados en la buena lectura de grandes autores como habitual disciplina, así como también inspirados con la propia creatividad y aunados a la sintaxis y semántica textual asimilada gramaticalmente en tiempos pasados en las aulas estudiantiles de segunda enseñanza y — ¡no faltaba más! —, en una que otra obra anónima escrita de manera informal, les confieren también el derecho de tener la convicción de poder ser capaces de exponer sus ideas con cierta autoridad y plasmar con decoro todo lo que se propongan escribir en un simple trozo de papel.

    En lo personal, Alex, a pesar de que este servidor no tuvo la dicha de tomar clases de literatura como hubiera querido, que es como obligadamente debe de ser, con tu blog me has provisto de un caudaloso material que ahora sí puedo decir que, gracias a eso, con sencillez, me basta en lo que pueda para no pecar de ignorante si mi meta es dar rienda suelta a ese algo que poseo con abundancia y generosidad y que no se aprende ni se estudia en una universidad y que es, modestia aparte, dicho así con letras mayúsculas: EL DON DE UNA SOBRESALIENTE IMAGINACIÓN (Talento básico fundamental y complementario que se requiere tener, creo, para ponerlo en práctica en eso que ya se dice es “el buen arte de saber escribir”).

    Gracias por tu aportación.

    Atentamente,

    MARIO LAMONT
    Lamont161048@gmail.com

  7. Hola:
    Bueno, verás. Yo me encuentro en una situación un tanto surrealista. Empecé a escribir mi novela hará como tres años, en ratos libres, momentos de inspiración, etc. Vamos, como afición porque me encanta mi mundo interior y decidí exteriorizarlo, escribiendo. Todo lo que rodea a mi novela, ha ido madurando en mi cabeza de manera lenta, meditada, analizada y estudiada a conciencia, leyendo, viendo documentales e informándome concienzudamente de su verosimilitud para aplicar esa información a mi novela hasta finalizarla. Ahora me encuentro en el proceso de maquetación para autopublicarla, pero no por eso he llegado hasta aquí. He llegado a este blog, porque resulta que todo lo que he escrito, tiene gran similitud con una serie que he empezado a ver ahora. No en su totalidad, pero hay gran similitud y bastantes coincidencias. Digamos que es una historia de ciencia ficción. Y digamos que en esa historia que he escrito, suceden cosas concretas, que también ocurren en la serie que estoy viendo ahora. No exactamente igual, pero sí de manera bastante similar. Alguna coincidencia es normal que se dé hasta cierto punto en cualquier obra. Pero resulta que las coincidencias son bastante recurrentes. A veces hasta en aspectos o situaciones concretas o en actitudes de personajes. Juro que no he copiado ni me he basado para nada en esa serie. Como digo, no la había visto nunca. Es más, si no fuera porque está estrenada antes de publicar mi novela, diría que es un plagio con todas las letras. No textualmente, pero sí en el contexto. Lo único que puedo pensar es que sus guionistas, hayan mamado de exactamente, la misma información que he ido recopilando yo, para crear esa serie. Ahora me encuentro en que tal vez, deba tirar por el retrete todo mi esfuerzo. Como digo, es una situación un tanto surrealista. No sé que puedo hacer o si alguien alguna vez se ha encontrado en una situación similar y cómo lo ha resuelto después de tener un final cerrado.

    Muchas gracias.

    • Algo parecido me está ocurriendo. Hace cinco años empecé a escribir mi obra y ahora estoy buscando editorial. Sin embargo he visto en varias series algunas situaciones o diálogos muy similares, por no decir iguales, a los que he escrito… y después de cinco largos años, ya me conozco todo lo que he escrito casi de memoria. Lo loco es que son series que estrenan este año, o en 2018 como muy antiguas, y el punto final lo di en julio del año pasado.
      Y no, aún no lo he resuelto, que puedo llegar a decir? a quien? y con que fundamento? Es bastante loco, por no decir solo extraño

  8. Buenas, esto me viene como anillo al dedo porque me pasó que al escribir mi primer novela y pasársela a algunos amigos, me han dicho que les recuerda a otra obra, y que resulta que esa novela es muy famosa! Pero la verdad nunca la había leído. Entonces me dispuse a leerla y vi que, si bien hay parecidos, no es la misma historia, ni el mismo contexto, ni los mismos personajes, ni el mismo enfoque. Pero comparten una idea sustancial similar, o como tú dices, una idea exclusiva, y ahí entra mi duda, ¿es plagio entonces?

  9. Hola Álex!

    A ver si me puedes aclarar algo.

    Si desarrollara nuevos personajes y tramas nuevas que ocurrieran en la tierra media, sin nombrar ninguno de los personajes del autor y solo los lugares. ¿seria plagio?

    Un saludo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.