El Pacto Ficcional

La palabra narración, desde la etimología, tiene que ver con el conocimiento. Para Hayden White, la narración es la forma más antigua de organizar la sabiduría y, según el psicólogo Jerome Bruner, las personas interpretamos las acciones y comportamientos de manera narrativa y denomina esta acción como psicología intuitiva. Es decir, pensamos nuestra vida como si fuese un relato. Las personas son interpretadas como actores, que tienen que cumplir un objetivo y para alcanzarlo se encuentran con obstáculos que deben ir superando. Todo ello ambientado en un escenario donde los actores desencadenan conflictos entre sí. Estos actores, acciones, objetivos, e instrumentos son los componentes básicos de la estructura narrativa.

Existe una concepción global sobre cómo debe ser interpretada una narración, derivada precisamente del hecho de que vemos nuestra vida como un acto narrativo. Por ello existe un lenguaje común a la hora de entender y analizar narraciones. Gracias a este lenguaje se han podido desarrollar normas que facilitan la interpretación de cualquier tipo de relato, ya sea real o ficticio.

Los dos principales participantes de la narración son el autor y el lector, entre los cuales, a la hora de llevarla a cabo, se crea un acuerdo de verosimilitud, un pacto ficcional. Se trata de un código no escrito que compromete a ambas partes, para hacer de la narración un proceso más ameno y efectivo. Este pacto ficcional es una característica intrínseca de la ficción, sin él, todas las historias de ficción carecerían de sentido.

Las normas principales de este pacto son las siguientes:

I. El lector suspende la incredulidad ante lo que está leyendo.

El lector no se plantea la veracidad o falsedad del contenido de la novela o relato, simplemente se limita a interpretar la historia como algo que le están contando, sin mayor pretensión que el mero disfrute. Si, por el contrario, el lector se dedica a destripar el contenido buscando y rebuscando fallos, contradicciones e incongruencias, ambas partes salen perdiendo. Un símil con el teatro ejemplifica perfectamente esta situación: si cuando estamos viendo una obra teatral, en lugar de prestarle atención a lo que dicen los actores nos quedamos mirando los focos, el corte del decorado, el equipo de sonido… estamos quedando fuera de la experiencia, aislándonos. La magia del teatro desaparece. Un buen espectador apaga su juicio acerca de la verdad o falsedad de lo que está viendo y reduce su campo de visión al escenario.

Esta norma es especialmente útil en fantasía y ciencia ficción, donde las propias características de dichos géneros presentan situaciones extremadamente difíciles de creer. Por esto, no hay lugar para la incredulidad en una narración. Desconfiar de cada indicación del autor, de cada palabra y de cada personaje, impide al lector entender y disfrutar el contenido de la obra. Y algo tan simple como pensar «los dragones no existen», arruina por completo toda la experiencia.

II. El lector acepta que lo que se cuenta en el texto son hechos imaginarios, pero no mentiras.

El lector no solo suspende la incredulidad, su juicio acerca de la verdad o falsedad de lo que esta leyendo, también finge que los hechos que cuenta pudieron ocurrir. El autor, por su parte, hace exactamente lo mismo cuando escribe el relato. Una historia de ficción no es un ensayo, una hipótesis o una teoría. No es algo que el autor expone con la intención de convencer o de engañar. Es imposible sumergirse en una historia en la que, por la forma de exposición de la misma, el autor nos recuerda que nada de lo narrado ocurrió y que los actos son meras invenciones suyas. Por lo tanto, no se puede decir que una obra de ficción sea mentira, pues esa no es ni la intención ni el propósito de la misma.

III. El autor debe entender que el lector no piensa, ni imagina, como él.

Cuando hablamos de ficción, las descripciones adquieren un gran valor e importancia. El autor debe entender que existe una concepción generalizada de todo cuanto conocemos en el mundo. Si no hay una descripción concreta, se interpretará automáticamente como algo genérico, que no tiene nada de especial. Es menester del autor transmitir todo lo que imagina al lector, a través de las descripciones. Es decir, si el autor dice silla, sin añadir más detalles, cualquier lector imaginará la misma silla, en función del contexto en el que nos haya situado el autor. Lo mismo ocurre con los escenarios cuando prescindimos de descripciones; Si el autor menciona un bosque, el lector pensará en árboles de hojas verdes y troncos estrechos. Ahora bien, si el bosque que imagina el autor es especial, porque los árboles tienen las hojas de las copas totalmente azules y sus troncos son anchos como elefantes, deberá mencionar esa información en el texto, dejar constancia de ello y no permitir que sea el lector quien se imagine su propio bosque.

IV. El autor se compromete a desaparecer mientras su obra es leída.

Dentro de la obra, el autor se convierte en un narrador externo, una fuente de enunciación que forma parte de la ficción. También puede llegar a formar parte del relato como personaje, en cuyo caso no será identificado como el autor, sino como el personaje. En cualquier caso, el autor debe desaparecer. No puede permitirse el lujo de estar presente como la persona de carne y hueso que es, su existencia debe quedar reducida a la voz que cuenta la historia. La impersonalidad propicia que la historia cobre un mayor significado. Dicho de otro modo: Se disfruta más una película si nos olvidamos de que hay un tipo detrás de un micrófono pronunciando esa voz en off que relata la historia.

V. El lector aceptará que un lobo hable, pero exigirá que actúe como un lobo.

El pacto ficcional, aunque se ubique en un mundo maravilloso, debe mantener siempre elementos del mundo real. En caso contrario, no habría comunicación (ésta descansa sobre los códigos compartidos entre el emisor y el receptor). Para que el lector acepte la nueva realidad que se le ha puesto delante, es imperativo que los elementos que le son familiares actúen en concordancia entre ambas realidades.

En Caperucita Roja el lobo habla y hasta es lo suficientemente inteligente como para engañar a la niña. Su comportamiento es humano, muchas veces hasta se le caracteriza como tal, pero sigue siendo un lobo. Es un lobo porque vive en el bosque, no tiene moral, come personas y su existencia se basa en alimentarse. En el relato se respeta su naturaleza, a pesar de que tenga rasgos que no son propios de un lobo. Al mantenerse estos elementos del mundo real se está respetando el código sociocultural implícito, haciendo posible que un lobo parlante no resulte extraño.

Las reglas especiales en las novelas policíacas.

En el caso de los novelas policíacas hay tres reglas fundamentales, que solo son aplicables dentro de dicho género:

1) Se deben proporcionar al lector todos los datos necesarios para que pueda resolver el enigma por sí solo.

2) El asesino no puede ser el narrador (salvo que el autor rompa ésta regla).

3) La solución no puede ser mágica ni sobrenatural.

El pacto puede ser roto si…

El pacto ficcional incumbe mayoritariamente al lector, pero también afecta al autor. Este apartado señala que, aún pudiendo valerse el autor del pacto ficcional, está en su mano facilitarle al lector la tarea de respetar tales acuerdos. De modo que, si el autor abusa de la confianza del lector, éste último puede eximirse del acuerdo ante el uso irresponsable del susodicho pacto.

Por lo tanto, un pacto ficcional puede ser roto si…

El autor no se cree su propia historia.

El contenido es excesivamente fantasioso.

Los personajes son irreales.

El argumento es excesivamente parecido a otro.

No se respeta la naturaleza propia de las cosas.

La solución a los conflictos es infantil y predecible.

Inteligencia Narrativa
He creado este blog porque estoy harto de los Gary Stu, las Mary Sue y de los villanos que quieren conquistar el mundo because reasons. Un Deus Ex Machina no salvará tu novela de ellos.

Similar Articles

Comments

  1. oye Alex, muy buena subida, una pregunta ¿si para el argumento de mi historia uso como inspiración varios sucesos reales, y por allí alguna referencia de otra obra que me gusta mucha es valido?, porqué me da miedo que a la final quede como algo muy visto ya

    • Si lo dices por lo de «el argumento es excesivamente parecido a otro», que quede claro que me refiero al argumento general. Es decir, por añadir ideas sacadas de aquí y allá, no pasa nada. Lo malo es cuando todo el argumento recuerda, de principio a fin, a otra historia que ya existe. Y no te coartes a la hora de añadir o inspirarte en sucesos reales, hay un género entero que se llama histórico.

      ¡Un saludo!

    • Por poder, se puede, pero tienes que asentar tus propias bases. No eres el primero, una vez leí un libro de un hombre lobo detective. Era un libro pésimo ಠ_ಠ

    • Te recomiendo leer el fabuloso cómic Fables/Fábulas… es simplemente excelente y muchas de sus historias son justamente policiales en un mundo de fantasía

  2. Hola Alex, me he quedado con una duda. ¿Por qué en una novela policíaca no puede se el narrador el asesino? Me ha venido a la cabeza la historia de alguien que mata a alguien y mientras narra la investigación intenta fabricar coartadas y que no le pillen. ¿Eso estaría mal?

    • ¿Y cómo creas incertidumbre si el que narra es el asesino? La gracia de la novela policíaca es no saber el quién, el por qué, ni el cómo. Si eso lo sabes de antemano, pierde todo el sentido.

      • ¿Y no podría ser que el asesino intente no ser capturado la base de la novela? Se han visto cosas similares, Dexter, por ejemplo. Con una buena historia, un buen protagonista y un buen antagonista (iba a decir «villano» y luego me di cuenta de que el villano es el prota XD) y una buena historia debería quedar un producto decente ¿Verdad?

      • No quiero spoilear un libro entero, pero hay una de las historias de Hércules Poirot es narrada por el criminal. Sería un buen ejemplo de como romper esa regla y mantener la tensión.

  3. Lo de no mezclar policía y fantasía ya lo vimos en 2 muy famosas, hablamos de death note y de the wolf among us. No estoy seguro de que tan bien este the wolf among us pero death note es una buen thriller, al menos la primera mitad.

  4. Creo yo que es enriquecedor el texto que nos ofreces. No obstante quiero compartirte algunas ideas que espero no molesten:

    a) Si bien éste contrato nos hace más una especie de guías en la narrativa, a veces se puede lograr el mismo efecto no siendo guías, sino protagonista rompiendo la cuarta pared. Se ha visto sobre todo en novela gráfica. Es difícil hacerlo, pero se ha conseguido.

    b) Como bien dices, la novela policíaca tiene ciertas reglas. Si, puede ser que tenga tintes paranormales, pero entonces ya no sería novela policíaca pura. Ésto lo digo por los que comentan que la novela policíaca puede tener temática paranormal. Pongo un ejemplo muy sencillo: Un investigador se la pasa investigando el asesinato de un hombre al que después ha visto caminando entre la gente, sólo para al final descubrir que la víctima fue asesinada por su otro yo de una dimensión demoníaca. En éste caso ya no será novela policíaca pura, sino que será un thriller paranormal policíaco o bien, ciencia ficción policíaca.

    Una vez expuesto mi punto de vista, envío saludos. Gracias por la publicación.

  5. Hola, Álex.
    Interesantes puntos, en especial porque muchas veces se da a confusión la verdad con la verosimilitud. La segunda, imprescindible para una historia, solo debe contar con que los hechos sean acordes a las leyes de su universo literario. Aunque, a mi parecer, muchas veces, por esa confusión de términos, se lleva a dejar de lado la verosimilitud en favor de la verdad, lo que conduce inconsciente o conscientemente, en el público, a dejar igualmente de lado las historias que no respondan al canon de «verdad». Y esto puede verse claramente en la fantasía.
    Del otro lado, es justamente el género fantástico el que más debe responder a cuestiones tales como la suspensión de la incredulidad.

  6. Para las novelas policiacas o de misterio, son famosas las reglas de Ronald Knox o las de S.S Vandine para escritores iniciándose en este mundillo. (son antiguas, no se si ya estarán incluso anticuadas)

    Sobre la idea de mezclar magia, fantasía o sobrenaturalidad en una novela de misterio y que funcione, tienes que darle a esa magia o sobrenaturalidad reglas que sepa el lector en todo momento cuales son y como funcionan sin ninguna duda.

    Aunque no son específicamente de misterio, las leyes de magia que el autor Brandon Sanderson ha escrito sobre la magia dura se acercan un poco a como debería funcionar la magia en una novela policiaca , pues cuanto más limitada y explicada esté mejor, pues un lector con una duda sin resolver de si sería posible o no un suceso aleja mucho de lo que busca el misterio y te impide avanzar en la deducción.

    (por ejemplo el lector necesita pensar como pudo entrar el asesino de manera posible a una casa y si el asesino puede volar ya se abren más posibilidades como la ventana o el tejado es un buen ejemplo.
    Un mal ejemplo sería que el lector se pregunta si un hombre lobo tiene la suficientemente fuerza como para saltar al tejado de un salto sin dejar huellas, porque no se conoce la fuerza de los hombres lobo del libro está ante posibilidades mal definidas.)

  7. Creo que todas estas pautas están perfectas. Pero no las consideraría leyes ni reglas, no creo que deben estar presentes para tener un buen libro. De hecho, grandes libros lo son porque rompen alguna de ellas. Se pueden crear personajes más complejos si no se acepta de antemano lo establecido socio-culturalmente, el narrador puede decirte que todo lo que estas leyendo es falso justo en un momento clímax de la obra para crearte una emoción nueva, se puede dejar mucho a la imaginación del lector para dejar una sensación onírica… etc, etc. Claro, es mucho más difícil hacer un trabajo bueno rompiendo estás reglas, pero creo que se puede lograr un trabajo espléndido si se logra.

  8. No hay nada que deteste más de una serie, película o libro, con que me salgan con «Era un sueño, o no era real porque vivías en una realidad simulada, era acción de las drogas».

    No me molesta si me lo dices al principio, de hecho me parece correcto, porque estás planteando el pacto ficcional.
    Si me sales al final con que no es real, rompes el pacto.

    Capitulo 4 de BLACK MIRROR temporada 4. Hang the DJ.
    Es uno de los casos que más me ha molestado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los mejores posts

Cómo usar correctamente el punto, la coma y el punto y coma

"¿Debería poner una coma aquí? ¿Pongo una coma o un punto? ¿Aquí hay que poner punto y coma o dos puntos?" ¿Te suena? Todos nos...

Las 5 normas del Pacto Ficcional que todo escritor debe conocer

El Pacto Ficcional La palabra narración, desde la etimología, tiene que ver con el conocimiento. Para Hayden White, la narración es la forma más antigua...

70 preguntas que tienes que hacerte para crear un personaje

Anteriormente os invité a responder las 50 preguntas que tienes que hacerte durante la creación de un mundo fantástico. Pues ahora, ni corto ni perezoso,...

Cómo hacer descripciones de personajes

Cómo hacer descripciones de personajes Uno de los pilares esenciales de la narrativa consiste en saber cómo hacer descripciones de...

¿Qué es y cómo escribir una novela río?

Las novelas río están de moda, ¿pero sabes realmente lo que son? ¿De dónde viene la expresión "novela río"? ¿Qué características tienen? ¿Cuáles son...