6 propósitos de Año Nuevo para escritores

Ya queda muy poco para despedir el 2015 y con el Año Nuevo se abre una nueva etapa de nuestra vida. Elegir cómo empezar y encarrilar con buen pie nuestro futuro depende única y exclusivamente de nosotros mismos. Algunos pensaréis que es una chorrada eso de “año nuevo, vida nueva”, que una nueva vida puede dar comienzo cualquier otro día del año y no tiene que ser precisamente un 1 de Enero. En realidad, te doy la razón a medias. El final de un año es un momento de reflexión, donde ponemos sobre la mesa todo lo que hemos hecho y, sobretodo, lo que no hemos hecho. Es un momento para recapacitar y darse cuenta de si se está yendo por el camino indicado. Sin esa línea de salida, que es el 1 de Enero, ni esa línea de meta, que es el 31 de Diciembre, quedaríamos estancados en una monotonía donde nada empieza y nada termina.

Como escritores, tenemos que mirar más allá de nuestra pluma y plantearnos objetivos a corto, medio y largo plazo. Objetivos enfocados a la escritura, por supuesto. Por ello, quiero compartir contigo estos 6 propósitos de Año Nuevo para escritores. 

1. Leer todos los días

¿Eres de esas personas a quienes les gustaría leer con más frecuencia, pero no consigues convertir la lectura en una costumbre? Una investigación del University College de Londres concluyó que, para crear un hábito nuevo, como puede ser madrugar, comer comida saludable, hacer ejercicio, leer cada día, etcétera, precisa de 66 días de constante ejecución. Si se repite una actividad, diariamente, durante 66 días, seguramente quede fijada como un hábito y una costumbre por muchos años, convirtiéndose en algo automático que formará parte de nosotros.

leer

En menos tiempo, las neuronas no asimilan lo suficiente un determinado comportamiento y es extremadamente fácil abandonarlo. Además, si fallamos un solo día, deberíamos empezar de nuevo o correremos el riesgo de no haber construido unos cimientos sólidos para nuestro hábito.

Si a lo dicho le sumamos el Método Kaizen, objetivos breves y sencillos para una mejor asimilación, es muy difícil que no logremos nuestro hábito de leer diariamente. Pongamos 10 páginas al día. Es una ridiculez, sí, pero tengo en consideración a aquellas personas que nunca han tenido el hábito de leer. Es decir, que independientemente de cuál sea tu relación con los libros, este método te va a funcionar sí o sí. Leyendo una ínfima cantidad al día no te resultará pesado iniciar la lectura y, poco a poco, leerás cada vez más. Así, durante 66 días, generarás un hábito imborrable y habrás logrado tu objetivo.

2. Escribir algo todas las semanas

Para ondear con orgullo el estandarte de “Soy escritor” es imprescindible escribir. Da igual lo que escribas; narrativa, poesía, teatro… Lo importante es que lo hagas con frecuencia, que sea algo que forma parte de ti. Como propósito de Año Nuevo te propongo que establezcas una rutina semanal de escritura, para que termines el año escribiendo mucho mejor y estando un paso más cerca de trascender como uno de los grandes del gremio.

No te voy a decir que escribas todos los días, porque yo mejor que nadie entiendo que sentarse a escribir forma parte de un ritual que va más allá de simplemente ponerse delante de una hoja en blanco. Si estudias o trabajas durante la semana y además tienes otras responsabilidades prioritarias, es mucho pedir que saques tiempo para escribir diariamente. ¿Pero semanalmente? Analiza tu caso en concreto y busca huecos en tu agenda para sentarte a escribir cuando puedas, pero hazlo. Seguro que encuentras la forma de, al menos una vez a la semana, quemar la punta de la pluma.

escritorumo

En cuanto a la cantidad, eso depende totalmente de ti. Si no sabes qué escribir, recurre a la escritura automática y termina la sesión cuando te hayas hartado. También puedes hacerte un blog y escribir un post semanal, o aficionarte a los relatos cortos y escribir uno cada semana. El Reto Bradbury es el mejor desafío en este caso; consiste en escribir un relato corto siguiendo unos sencillos pasos diarios, asequibles para cualquiera. Hay montones de excusas que te obligan a escribir semanalmente, tan solo necesitas encontrar la que mejor se adapte a ti. Ten en cuenta que este tipo de escritura es un entrenamiento, emprender un proyecto a nivel editorial es algo muy distinto. Del mismo modo que un atleta necesita entrenar para las Olimpiadas, un escritor necesita entrenar para estar listo cuando su obra se vaya a exponer al público.

3. Participar en al menos un certamen literario al mes

Cada mes se celebran infinidad de Concursos Literarios en España y Latinoamerica. Una buena forma de darse a conocer como autor y al mismo tiempo practicar, es participar en este tipo de certámenes. Seas de donde seas, tengas la edad que tengas, escribas mejor o peor… siempre habrá un concurso para ti. No tengas miedo a perder y tampoco concurses con la idea de ganar, de lo contrario te deprimirás muchísimo si las cosas no salen como esperabas. Tienes que ver el mundo de los concursos literarios como una forma de obligarte a escribir asiduamente, pero siempre por diversión.

critica

4. Empaparse de nuevas historias

Las historias son el sustento de la inventiva del escritor. No importa cuánto escribas, si no nutres tu imaginación con nuevas posibilidades y nuevos aprendizajes, tarde o temprano te estancarás.

Ya he dicho en múltiples ocasiones que no todas las buenas historias están dentro de un libro. Existen otros formatos igual de válidos y tan excelentes como la literatura. Puedes hacer una lista de películas y series que te gustaría ver, jugar a esos videojuegos que tantas ganas tienes de empezar, incluso quedar con los amigos para echar unas partidas de rol. Todas estas actividades favorecen la inventiva y amplían el horizonte de la imaginación.

encontrar

No obstante, los que somos cinéfilos y adictos a las series sabemos la cantidad de tiempo que puede llegar a consumirnos este hobby pero, si nos organizamos, se puede sobrellevar perfectamente. La clave está en clasificar por orden de preferencia las series y películas que queremos ver. Y, con cierta regularidad, ir atendiendo a esa lista para que cada día descubramos una historia nueva.

Un consejo: Explora géneros nuevos, no te estanques en el mismo. A menudo somos reticentes a salir de nuestro territorio por la creencia de que otro estilo nos aburrirá, pero si no experimentas jamás sabrás si tenías razón o te estabas perdiendo algo verdaderamente increíble.

5. Hacer un viaje lejos

Si existe algo capaz de inspirar a cualquier escritor, ese algo es viajar. Un viaje te hace más sabio y te llena de nuevas experiencias que jamás habrías podido imaginar. Te hace conocer mundo, conocer personas y cosas nuevas. Viajando descubres partes de ti y del mundo que te rodea que creías inexistentes. Definitivamente, no hay nada mejor para propiciar las ideas que viajando.

viajar

Muchos escritores célebres hacen viajes para sentir en su piel el mundo que van a describir. Si tienes muy claro de qué vas a escribir, aplícatelo a ti también. Si vas a escribir una novela histórica de romanos, un viaje a Roma le dará a tu novela los matices que necesita y propiciará una estampida de ideas increíbles que no habrían surgido desde una silla en casa. Si vas a escribir sobre Jack El Destripador, ve a Londres y date un paseo por Whitechapel. Si vas a escribir una novela de fantasía medieval, haz una ruta por los castillos de Escocia. Siempre que haya una historia que contar, habrá un lugar en el mundo que podrá inspirarte.

Pero por lo general, ni siquiera necesitas tener una historia que contar, vayas a donde vayas te surgirán montones de ideas sobre las que escribir. Cualquier cosa que hagas podría ocurrir en tu historia, cualquier sitio que visites podría convertirse en un escenario, cualquier persona que conozcas podría ser un personaje. Ante un mundo nuevo, es inevitable que ideas nuevas germinen en tu mente. Y esta es solo una de las muchas ventajas de viajar.

6. Escribir un libro

¿Y si te digo que en el 2016 vas a escribir y publicar un libro? ¿A que suena bien? No es ninguna locura, es cuestión de organizarse y tener paciencia. ¿Y si te digo que escribiendo 100 palabras al día puedes tener una novela para antes del 2017? 100 palabras al día son 3.000 palabras al mes y 36.500 palabras al año. Un libro contiene una media de 250 palabras por página. Es decir, que esas 36.500 palabras serían 146 páginas, un libro en toda regla.

libro

Escribir un libro como tal no ocupa tanto tiempo como pensamos, el problema es la fase previa a la escritura. Inventar y diseñar una historia puede llevarnos años, pero si queremos ver nuestro libro publicado en 365 días, debemos tener dos cosas muy claras; La primera: No seas ambicioso con tus primeras novelas. Intentar crear una magnum opus a la primera es imposible, limítate a contar una historia y disfrutar el proceso. Y segundo: La paciencia y la constancia son las mejores aliadas del escritor. Habrá momentos en los que querrás tirar la toalla, porque escribir un libro es una tarea ardua, por mucho que nos apasione hacerlo. Es preciso hacer acopio de ganas y empujar hasta las últimas páginas.

Si ya te has decidido a publicar una novela en este 2016, te lo voy a poner fácil. Estoy creando un curso donde enseñaré el modelo más eficaz para escribir una novela y no morir en el intento. Y además, la escribirás en tiempo récord. Sin bloqueos. Sin presiones. ¿A que suena bien? Si te interesa, apúntate a la lista y serás el primero en enterarte.

[magicactionbox id=”612″]

Está más que demostrado que escribir los propósitos hace que se afiancen mucho mejor en nuestra mente. Así que te voy a pedir que escribas un pequeño manifiesto.

Necesitas compromiso. La solidez de una promesa que nos hemos hecho a nosotros mismos es directamente proporcional a nuestra fuerza de voluntad. Por desgracia, se precisa de una voluntad titánica para interiorizar ciertos hábitos que han permanecido ignorados durante todo un año (o toda una vida).

Pero tranquilo, que hay truco. Para reforzar un compromiso basta con hacerlo público. Si nadie se entera de que vamos a tirar la toalla es mucho más seductor rendirse y achantarse. Pero si hay personas que vigilan nuestro avance, o con quienes nos hemos comprometido, ya no es tan fácil rendirse. Por amor propio y por respeto a la otra persona, hacemos lo imposible para sacar adelante eso que nos hemos propuesto.

Escribe en la caja de comentarios tus propósitos de Año Nuevo, o compártelos con otra persona. En cualquier caso, hazlo público.

Confío en que juntos sacaremos adelante estos 6 propósitos (y muchos más) y cuando llegue el 31 de Diciembre de 2016, podremos volver aquí con una sonrisa y decir: Lo he conseguido. Y es que el apoyo y la confianza mutua es esencial para lograr todo lo que nos propongamos. Yo, por mi parte, confío en vosotros.

Feliz año a todos los escritores inteligentes, os deseo un 2016 lleno de éxito y triunfos.

Un abrazo muy fuerte a todos y todas.